Diario Sur

El presidente de Yemen rechaza el plan de paz de la ONU, que pide su renuncia

El presidente yemení, Abdo Rabu Mansur Hadi, rechazó ayer el nuevo plan para el país propuesto por la ONU y que plantea que Hadi entregue el poder a un vicepresidente designado por consenso con los rebeldes. En un comunicado, el presidente aseguró que se negó a recibir la propuesta de manos del enviado de la ONU para Yemen, Ismail Uld Sheij Ahmed, que se reunió con Hadi en Riad.

«Las ideas que se presentan bajo el nombre de hoja de ruta, no ofrecen otra cosa que las semillas de la guerra», aseguró Hadi tras encontrarse con Sheij Ahmed en presencia de su vicepresidente, Ali Mohsen Saleh al-Ahmar, y del primer ministro, Ahmed Abid ben Daguer. Además, sostuvo que el nuevo plan supondría una «recompensa para los golpistas y un castigo, al mismo tiempo, para el pueblo yemení y su legitimidad». «Todos los dirigentes del Estado han mostrado su rechazo a la propuesta, las ideas son rechazadas por los políticos y a nivel popular por todos los partidos, grupos políticos y organizaciones civiles», agregó.

Hadi subrayó que el Gobierno yemení siempre ha reaccionado «positivamente» ante todas las propuestas anteriores, «dando pasos y haciendo concesiones para avanzar hacia la paz y evitar el derramamiento de sangre y el sufrimiento por la guerra de las fuerzas golpistas hutíes, Saleh y sus aliados». El jefe de Estado yemení se refería a los rebeldes hutíes, conocidos también como Ansar Alá, y a su principal aliado, el expresidente Ali Abdalá Saleh.

Retirada de la capital

Asimismo, Mansur Hadi insistió en que «los yemeníes condenan dichas ideas o la denominada hoja de ruta por su convencimiento de que no es un plan de paz». El texto de la ONU proponía que, una vez que las partes en conflicto firmaran el acuerdo de paz, el actual vicepresidente, el general Ali al-Ahmar, debería dimitir y Hadi designaría a un nuevo vicepresidente de consenso, al que le entregaría el poder. Por otra parte, los rebeldes hutíes y sus aliados tendrían que retirarse de la capital yemení, Saná, para que se formara un gobierno de unidad nacional con sede allí.

El pasado 25 de octubre, el enviado de la ONU dijo en una rueda de prensa que ofreció un plan de paz «inclusivo y justo» a los rebeldes hutíes y sus aliados, sin dar más detalles sobre su contenido. Sheij Ahmed aseguró que la propuesta incluía un plan de seguridad y otro político que garantizan la participación de todas las partes, y cuenta con un apoyo internacional «sin igual».