Diario Sur

El FBI reabre la investigación sobre los 'e-mails' de Clinton

El FBI anunció ayer que investigará una nueva batería de' e-mails' enviados por la candidata del Partido Demócrata a la Casa Blanca, Hillary Clinton, durante su etapa al frente del Departamento de Estado, a pesar de que en septiembre rechazó presentar cargos contra ella. El FBI confirmó estas nuevas pesquisas en una carta remitida a destacados representantes republicanos en el Congreso. Según la misiva, el director de la agencia, James Comey, no puede determinar «cuánto llevara completar este trabajo adicional».

«El FBI debería tomar medidas de investigación adecuadas para revisar estos emails y determinar si contienen información clasificada, así como para evaluar su importancia en nuestra investigación», explica Comey. Fuentes citadas por la CBS aclararon que no se trata de una reapertura de las pesquisas, sino de un paso previo. El anuncio provocó una súbita caída en Wall Street, donde las acciones venían subiendo hasta que el director del FBI informó a los congresistas sobre la investigación. El anuncio se produce después de que Wikileaks haya filtrado numerosos correos electrónicos atribuidos a Clinton y su equipo y a poco más de una semana para las elecciones presidenciales. La polémica ha sido uno de los temas recurrentes a lo largo de toda la campaña, así como en los debates televisados con el candidato republicano, Donald Trump.

El magnate consideró «un gran anuncio» la reapertura de la investigación por el FBI y se mostró esperanzado en que «finalmente se haga justicia». En un acto de campaña en Manchester (New Hampshire) el aspirante republicano se mostró «orgulloso» de que el FBI tenga la «valentía» de reabrir la investigación, e insistió en que es importante evitar que Clinton «lleve su trama criminal a la Casa Blanca». «Dicho esto, el resto de mi discurso va a ser muy aburrido», bromeó Trump. El presidente de la Cámara de Representantes, el prepublicano Paul Ryan, acusó a Clinton de «traicionar la confianza» por tratar incorrectamente «importantes secretos» de Estado. Ryan pidió que no se entregue información clasificada a la ex secretaria de Estado hasta que se resuelva «por completo» este asunto.

La noticia enfrió la euforia que reinaba en el equipo de campaña de Clinton tras el brillante mitin del jueves en Winston-Salem, en el sureño estado de Carolina del Norte, junto a Michelle Obama. La primera dama aseguró sobre el escenario que Hillary era una mujer con «más experiencia que cualquier candidato en nuestras vidas, más que Barack, más que Bill». Y advirtió a los votantes que se enfrentan a dos opciones: un candidato «que nos pide que nos volquemos unos contra otros», construyamos muros y tengamos miedo», y Clinton, la «fuerza unificadora».