Diario Sur

Tiemblan de nuevo la tierra y la gente en el centro de Italia

  • Dos heridos y severos daños materiales en el centro del país por dos seísmos que llegaron a sentirse en Roma y Nápoles

Los Apeninos vuelven a desperezarse. Dos meses después del terremoto que dejó cerca de 300 muertos en el centro de Italia, la mayor parte de ellos en la localidad de Amatrice, la tierra tembló de nuevo anoche con dos seísmos que alcanzaron magnitudes 5,9 y 5,4 en la escala Richter. El epicentro se localizó entre las provincias de Perugia y Macerata.

Según el primer balance realizado por la Protección Civil, los movimientos telúricos no dejaron víctimas mortales aunque sí dos heridos, al menos. Y sobre todo metieron el miedo en el cuerpo a los habitantes de toda la zona central del país, pues se sintieron claramente en Roma, Florencia, Nápoles o Perugia. En algunas localidades la gente escapó de sus casas a toda prisa y prefirió pasar la noche dentro del automóvil o en tiendas de campaña.

Los daños materiales fueron cuantiosos en las tres poblaciones más golpeadas por los terremotos: Castelsantangelo sul Nera, Visso y Ussita. El acalde de esta última, Giuliano Rinaldi, comentó que muchas de las viviendas se habían venido abajo. Lo mismo ocurrió con la fachada de la iglesia. «Nuestro pueblo está acabado», comentó. Por fortuna parece que no se produjeron víctimas. No ocurrió lo mismo en Visso, donde vivían los dos heridos. La situación también era difícil en Castelsantangelo sul Nera, donde los equipos de rescate trataban anoche de hacer una primera valoración de los daños y de restablecer la corriente eléctrica. El seísmo provocó además graves daños en una importante calzada romana, la Vía Salaria, a la altura de Ascoli Piceno, lo que dificultó las comunicaciones. En toda la zona las autoridades decidieron mantener hoy las escuelas cerradas.

Según los expertos, el terremoto está ligado al del pasado 24 de agosto en Amatrice, aunque proviene de una falla distinta que se habría visto afectada por las réplicas sucesivas al gran temblor de hace dos meses.