Diario Sur

Más de 3.700 emigrantes han muerto ya este año en el Mediterráneo

El balance de muertos en el Mediterráneo sigue ampliándose. El barco de Médicos Sin Fronteras (MSF) 'Bourbon Argos' encontró el pasado martes una lancha neumática a 26 millas de las costas libias cargada con 25 cadáveres y 107 supervivientes. A poca distancia halló una segunda embarcación con otros 139 inmigrantes. Según el testimonio de los equipos de rescate, los fallecidos murieron asfixiados y se encontraban sumergidos en una mezcla de agua y carburante que dificultó mucho la recuperación de los cuerpos. Los miembros de MSF tardaron tres horas en esta tarea porque no podían aguantar mucho tiempo seguido en el barco.

De entre las personas rescatadas con vida, 23 necesitaron asistencia médica por quemaduras que sufrieron a causa del carburante vertido, y 11 de ellas se encontraban en una situación particularmente crítica. Hubo también quien precisó de ayuda psicológica para intentar superar el trauma que acababa de vivir. En lo que llevamos de año, 327.800 personas han llegado a Europa a través del mar y 3.740 han perdido la vida en la travesía, según los datos del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur).

«Es una tragedia, pero por desgracia no puede decirse que haya sido un día excepcional en el Mediterráneo. Las pasadas semanas han sido terribles para nuestros equipos y para las otras naves de búsqueda y de socorro, constantemente ocupadas en operaciones de salvamento en las que demasiados hombres, mujeres y niños han perdido la vida. Estas actividades se están convirtiendo en una carrera en un cementerio marítimo», lamentó Stefano Argenziano, responsable para las operaciones migratorias de MSF. Como denuncian igualmente otras instituciones, esta ONG advierte de que probablemente 2016 va a acabar siendo el año más mortífero para los desplazados que tratan de llegar a Europa a través del Mediterráneo.