Diario Sur

Bachelet se examina en las municipales de Chile

Michelle Bachelet deposita su voto en los comicios de este domingo. :: ALEX IBAñEZ / afp
Michelle Bachelet deposita su voto en los comicios de este domingo. :: ALEX IBAñEZ / afp
  • Con una popularidad a la baja, la presidenta del país enfrenta unas elecciones que medirán fuerzas de cara a las presidenciales de 2017

Precedidos por una fuerte exhortación de la dirigencia para que participen, los chilenos acudieron ayer a votar para elegir a los alcaldes y concejales de sus 346 comunas. Los resultados de estas elecciones -celebradas en un ambiente de gran expectativa y debate por el temor a una alta abstención- servirán para medir fuerzas entre las principales alianzas políticas de cara a las presidenciales de 2017.

En Chile están habilitados más de 14 millones de electores y el voto es voluntario desde las municipales de 2012. En aquel estreno de la nueva ley hubo una abstención del 60% que generó dudas sobre el acierto del cambio. La escasa participación se repitió en la segunda vuelta de las presidenciales de 2013, cuando Michelle Bachelet ganó por amplia mayoría y votó el 42% de los ciudadanos inscritos.

El temor de una decadente asistencia -producto del rechazo por los escándalos de corrupción que se ventilaron en los últimos años- se sumó ayer al miedo por el eventual impacto de un error en los padrones que provocó el cambio de lugar de votación de unas 500.000 personas y que derivó la semana pasada en la dimisión de la ministra de Justicia, Javiera Blanco, presentada como parte de un más amplio cambio de gabinete dispuesto por la presidenta socialista.

Bachelet, que lidera una coalición de centroizquierda, afronta un período de baja popularidad (alrededor del 23%). De ahí que durante el fin de semana llamara a los chilenos a participar y los animara incluso a manifestar su enojo a través del voto. «Voy a escuchar con mucha atención la voz de los ciudadanos», prometió la mandataria socialista, que ayer acudió a su mesa en una votación accidentada que la obligó a volver, pues la primera vez se marchó sin firmar el acta y sin llevarse su documento. También el expresidente socialista Ricardo Lagos, precandidato a las presidenciales de 2017, advirtió después de emitir su papeleta que «el voto, voluntario u obligatorio, es un deber ciudadano», y convocó a los chilenos a salir de casa para votar.

La actual alianza gobernante del país es la Nueva Mayoría, integrada por socialistas, comunistas, radicales y socialdemócratas. El colectivo juega su principal carta en Santiago, la capital del país, donde la alcaldesa socialdemócrata, Carolina Tohá, va a por su reelección. La otra fuerza importante, de centroderecha, es la que comanda el expresidente Sebastián Piñera, que también medía ayer la aceptación que tiene hoy su coalición, Chile Vamos, para decidir si se presenta o no a las presidenciales del año próximo.