Diario Sur

El éxito de la ofensiva a Mosul

  • El Ejército libera 50 localidades en la primera semana de un asalto que los yihadistas intentaron frenar ayer con el ataque a una planta química

El grupo yihadista Estado Islámico (EI) se defiende con todos los medios a su alcance, pero es incapaz de frenar la ofensiva sobre Mosul. En la primera semana del asalto a la capital del califato el Ejército de Irak, desde el sur, y los peshmerga kurdos, desde el norte y este, han logrado liberar 50 localidades. Un avance ensombrecido por la operación de yihad urbana lanzada el viernes en Kirkuk en la que hubo al menos 46 muertos y que las fuerzas de seguridad no pudieron sofocar hasta pasadas más de 24 horas. Los seguidores del califa recordaron al Gobierno de Bagdad que la derrota militar no significa el final del terror.

En el avance a Mosul los yihadistas intentan frenar al enemigo a base de francotiradores, objetos explosivos improvisados en las carreteras, morteros, operaciones suicida y el ataque a fábricas químicas como la de Mishraq, a la que los seguidores del califa le dieron fuego. La nube tóxica de esta planta de azufre situada 55 kilómetros al sur de Mosul provocó la muerte de al menos dos civiles y más de mil acudieron a centros médicos con problemas respiratorios. Los hombres del califa también han recurrido a los escudos humanos para intentar ralentizar las operaciones y la ONU denuncia que han obligado a 550 familias a trasladarse a Mosul desde aldeas de los alrededores y las han repartido cerca de sus centros de operaciones.

Pese a la coordinación entre iraquíes y kurdos estos primeros días, preocupa el futuro de Mosul cuando caiga del califato y, tras su paso por Ankara, el secretario de Defensa estadounidense Ashton Carter aterrizó en Bagdad en visita sorpresa.

Carter se reunió con el jefe militar de la coalición antiyihadista, el general estadounidense Stephen Townsend, y con el primer ministro iraquí Haider al Abadi, en un viaje en el que trató de rebajar la tensión entre Irak y Turquía, que mantiene sus soldados desplegados al norte de Mosul pese a la negativa de las autoridades de Bagdad.