Diario Sur

Un ultraderechista alemán hiere a cuatro policias en Baviera

Policías acordonan la vivienda desde la que el hombre tiroteó a los agentes. :: Nicolas Armer / efe
Policías acordonan la vivienda desde la que el hombre tiroteó a los agentes. :: Nicolas Armer / efe
  • El hombre abrió fuego al detectar la presencia de las fuerzas especiales en el exterior de su vivienda, a la que acudieron para realizar un registro

Un miembro del colectivo ultraderechista Ciudadanos del Reich hirió ayer a tiros a cuatro policías en el sur de Alemania. El hombre abrió fuego contra los agentes al percatarse de que iban a registrar su vivienda, en la localidad bávara de Georgensgmünd. Uno de los policías resultó herido de extrema gravedad y fue intervenido de urgencia. Fuentes policiales, que informaron que no había sobrevivido a la operación, explicaron después que el agente continúa muy grave. Otro agente seguía anoche en estado grave y los dos restantes resultaron heridos leves. El atacante fue detenido.

Los hechos sucedieron sobre las seis de la mañana, según explicó ayer en rueda de prensa el responsable de Interior del Estado federado de Baviera, Joachim Herrmann. A esa hora un equipo de las fuerzas especiales de intervención (SEK) llegó a la casa del atacante, un hombre de 49 años con licencia de caza, con la intención de realizar un registro en su domicilio. Las fuerzas de seguridad sabían que en el inmueble había armas y tenían dudas sobre las capacidades mentales del sospechoso. Pero no habían previsto esa reacción.

Al parecer, el hombre se dio cuenta de la presencia de los agentes y, desde el primer piso comenzó a disparar sobre ellos sin mediar palabra. Los cuatro policías resultaron heridos en ese primer momento. Poco después las fuerzas de seguridad lograron entrar en el domicilio y reducir al atacante, que resultó herido leve en el forcejeo. En el posterior registro de la casa, los agentes se incautaron de una treintena de armas de distinto calibre, incluidas algunas piezas históricas y otras de fabricación estadounidense.

Los incidentes violentos con miembros de los Ciudadanos del Reich no son nuevos. A finales de agosto el desalojo forzoso de uno de sus miembros derivó también en un tiroteo en Reuden, en el este de Alemania. Tres personas, el ultraderechista y dos policías, resultaron heridas en aquella ocasión. Una quincena de simpatizantes lanzaron piedras y objetos a la Policía desde el interior de la vivienda para tratar de impedir el desahucio.

El titular de Interior bávaro explicó que los autodenominados Ciudadanos del Reich son un heterogéneo y desunido colectivo de personas, muchas de ellas «extremistas» y «peligrosas», que consideran que el Estado alemán es ilegítimo -una farsa ideada por los aliados tras la Segunda Guerra Mundial- y defienden la vigencia del III Reich. «Aparentemente se trata de gente que está dispuesta a ejercer una violencia brutal sobre representantes del Estado», indicó Herrmann. A su juicio, es preciso actuar «consecuentemente» tras este incidente y tomar las medidas «preventivas y represivas» necesarias para proteger a la ciudadanía de este grupo.

Tesis «esotéricas»

El rechazo de los Ciudadanos del Reich a la República federal implica, entre otras cosas, que no reconozcan las fronteras actuales del país, sino las de la Alemania de 1937, y que se nieguen a pagar impuestos. Algunos producen documentos de identidad caseros y se atribuyen cargos públicos en su supuesto Reich. Otros no respetan a los funcionarios públicos y a las fuerzas de seguridad. Los servicios secretos alemanes incluyen a este colectivo dentro de los que necesitan estar bajo vigilancia.

El Gobierno alemán considera, según un escrito de 2012, que el colectivo Ciudadanos del Reich, del que no se atreve a hacer estimaciones de seguidores, tiene elementos sectarios, una ideología radical y un núcleo que puede resultar peligroso. En opinión de las autoridades germanas, defienden «teorías de la conspiración» y tesis «esotéricas».