Diario Sur

Trump atiza el miedo a un fraude en las elecciones

Cada debate entre los candidatos a la presidencia de Estados Unidos viene precedido por una ola de rumores y escándalos que amenaza con engullir a los aspirantes y que pone a prueba su capacidad para sobreponerse a lo más vulgar de la política y salir con unos cuantos indecisos ganados para las urnas. A tres semanas de las elecciones, Las Vegas se prepara para el último encuentro televisado entre Hillary Clinton y Donald Trump, que se celebrará mañana. El candidato republicano llegará revuelto contra todos, sobre todo contra la cúpula de su partido, a la que acusa de haberle dejado solo en medio de lo que considera una campaña de los medios de comunicación, que difunden «hechos inventados» en relación a denuncias por agresiones sexuales hechas públicas por varias mujeres en la última semana. Mientras , la candidata demócrata deberá hacer frente a nuevas filtraciones sobre la gestión que realizó de su correo electrónico privado para asuntos oficiales «de alto secreto» cuando era secretaria de Estado en la primera legislatura de Barack Obama. «Las encuestas tienen poco margen, pero podrán creer que perdí una gran cantidad de mujeres votantes a raíz de hechos inventados que jamás ocurrieron. ¡Los medios amañan la elección!», escribió en Twitter.