Diario Sur

May propondrá hoy a Rajoy una rápida solución al estatus de los residentes europeos

La primera ministra británica, Theresa May, sale de su residencia en el número 10 de Downing Street en Londres. :: F. Arrizabalaga / Efe
La primera ministra británica, Theresa May, sale de su residencia en el número 10 de Downing Street en Londres. :: F. Arrizabalaga / Efe
  • La primera ministra británica quiere que la cuestión quede resuelta en las citas preparatorias de la negociación para el 'brexit'

El Gobierno británico garantizará que los ciudadanos europeos residentes en Reino Unido disfruten de los mismos derechos que ahora tienen, si el Consejo Europeo ofrece la misma garantía a los británicos que residen en otros países de la Unión Europea, y Londres quiere llegar a ese acuerdo de reciprocidad antes de iniciar la negociación sobre el 'brexit'.

La primera ministra británica, Theresa May, llevará hoy este mensaje al presidente español en funciones, Mariano Rajoy, cuando se entrevisten en Madrid. Y su objetivo en sus encuentros con otros jefes de gobierno europeos es que Londres y Bruselas inicien conversaciones preparatorias de la negociación, en las que la cuestión de los residentes en la UE y en Reino Unido quede despejada. El deseo de Londres de acabar con la incertidumbre sobre el estatus de los residentes europeos y británicos trascendió ayer en la Cámara de los Comunes, en la intervención del ministro para el 'brexit' en el Gobierno británico, David Davis. Su discurso apacigua especulaciones y temores desde el referéndum de junio, avivados por algunos discursos en el último congreso del Partido Conservador.

Davis respondía a su rival en la oposición laborista, Keir Starmer, que presentó una moción en la que exige al Gobierno que someta a escrutinio del Parlamento su plan para la negociación del 'brexit'. Aunque el voto de una moción de ese tipo no es vinculante para el Ejecutivo, May y Davis evitaron una posible derrota, en el primer debate sobre la marcha de la UE, aceptando la moción.

La posibilidad de una derrota fue confirmada a lo largo del debate, en el que diputados conservadores, como los exministros Kenneth Clarke, Dominic Grieve, Nicky Morgan y otros, expresaron su disposición a votar en favor de la moción laborista, que ya contaba con el apoyo de los escaños del Partido Nacional Escocés y del Partido Liberal-Demócrata.

La decisión del Gobierno de apoyar la moción laborista, a la que añadía una enmienda con una declaración del compromiso del Parlamento de respetar el resultado del referéndum, hizo que el voto fuese irrelevante, porque los laboristas la aceptaron. Y fue interpretada como un nuevo giro en las posiciones de un Ejecutivo que parece dividido y confuso sobre el 'brexit'.

Hasta ayer, la posición oficial era que el Gobierno iniciará la negociación, activando el Artículo 50 del Tratado de la Unión Europea, mediante Prerrogativa Real, un poder medieval cuyo uso ha ido cambiando con el paso de los siglos, pero que ofrece al Gabinete poder ejecutivo para algunas decisiones.

Pleno y transparente

Aunque los comités parlamentarios han emprendido la tarea de elaborar informes sobre cómo el 'brexit' afecta a las áreas de su competencia y han interrogado a los ministros, la moción laborista pedía «un debate pleno y transparente sobre los planes del Gobierno para la marcha de la UE». Ese debate debe celebrarse antes de que May comunique, antes del fin de marzo, la activación del Artículo 50.

David Davis ha sido un defensor del Parlamento frente al Ejecutivo desde los escaños, así como otros partidarios de la marcha. Y los precedentes -la ratificación del Tratado de ingreso en la entonces CEE o del Tratado de Lisboa se produjo tras largos debates y votaciones- también son contrarios a la posición mantenida hasta ayer por el Gobierno.

Se han presentado al menos dos demandas en los tribunales para que se pronuncien sobre el uso de la Prerrogativa Real, que posiblemente se saldarán con victorias del Gobierno. Pero Starmer, un abogado de brillante trayectoria antes de ser elegido como diputado laborista, argumentó ayer que «una cosa es que la ley no impida al Ejecutivo tomar la decisión y otra las convenciones constitucionales». Davis aceptó ese argumento, pero afirmó: «Quiero un escrutinio parlamentario, pero que no permita a nadie vetar la decisión» del 'brexit'. Starmer, como otros diputados de todos los partidos, quieren también un voto antes del Artículo 50, pero por el momento se han conformado con esta victoria.

El ministro Davis afirmó que el plan que presentará el Gobierno no será detallado, «porque si dices a tu negociador cuál es tu prioridad, esta se encarece».