Diario Sur

Al-Bakr, atado de pies y manos en el piso de sus captores. :: SilverHub
Al-Bakr, atado de pies y manos en el piso de sus captores. :: SilverHub

Clamor para que se reconozca a los 'héroes de Leipzig'

  • El ministro del Interior alemán rompe su criticado silencio y elogia a los refugiados sirios que entregaron al presunto terrorista Jaber al-Bakr

Con tres días de retraso y después de una oleada de críticas desde todos los sectores políticos, el titular alemán de Interior, Thomas de Maizière, agradeció ayer públicamente la valiente actuación de los tres refugiados sirios, conocidos ya como los 'héroes de Leipzig', que capturaron y entregaron maniatado a la Policía a su compatriota y presunto terrorista del Estado Islámico Jabar al-Bakr. «Cuando gente que vive entre nosotros apoya los llamamientos públicos de busca y captura de las fuerzas de seguridad asumiendo incluso un peligro, entonces un comportamiento así se merece elogios y reconocimiento», señaló De Maizière en rueda de prensa en Berlín.

El ministro subrayó además que los tres ciudadanos de origen sirio contaban ya con el estatus de refugiados políticos cuando contribuyeron decisivamente a evitar un atentado de envergadura en Alemania. Ante las exigencias de que les sea concedida la cruz federal al mérito civil, el político cristianodemócrata recordó que cualquiera puede proponer a una persona para que sea honrada con esa condecoración, pero que la decisión final al respecto corresponde al presidente federal, como máxima autoridad del país.

Varios políticos de la oposición, pero también de los partidos de la coalición de gobierno de conservadores y socialdemócratas habían propuesto poco antes que los tres sirios sean distinguidos con esa cruz, como el experto en Defensa del SPD Johannes Kahrs, quien comentó que su actuación es una muestra «de profundo respeto hacia sus anfitriones alemanes» y de «absoluta integración» en la sociedad germana, o el portavoz de Exteriores cristianodemócrata Jürgen Klimke, para quien la reacción de los tres sirios «supone una importante señal en ambos sentidos: para la población alemana y ante otros refugiados».

El presunto yihadista Jabar al-Bakr fue entregado a las autoridades alemanas por los tres refugiados en la madrugada de este lunes. Antes le habían recogido en la estación de ferrocarril de Leipzig, donde preguntó a sus compatriotas por un lugar para pasar la noche. Una vez en su piso comenzaron a desconfiar de él y tras consultar con varios compatriotas a través de las redes sociales comprobaron que la Policía alemana le buscaba. Tras reducirlo y maniatarlo, uno de los tres hombres acudió a la comisaría más cercana, donde mostró fotos hechas con su móvil del sospechoso. Los agentes solo tuvieron que acudir al piso y recoger al joven sirio de 22 años.

La busca y captura de Al-Bakr desató las alarmas en Alemania todo el fin de semana, después de que escapara al cerco policial de una vivienda en Chemnitz, 80 kilómetros al sur de Leipzig, donde los agentes encontraron kilo y medio de explosivos de fabricación casera y alto poder destructivo. Según datos de la investigación, el presunto terrorista planeaba cometer un gran atentado en uno de los dos aeropuertos de Berlín, sometidos a medidas extraordinarias de seguridad desde la mañana del sábado, cuando Al-Bakr huyó de la Policía.

Viajes a Siria y Turquía

El ministro de Interior no quiso revelar si tiene intención de reunirse con los 'héroes de Leipzig', a los que aconsejó que mantengan el anonimato «si quieren vivir aquí permanentemente a gusto». También el portavoz oficial del Gobierno alemán, Steffen Seibert, elogió «la valiente y decidida actuación» de los tres hombres sirios y subrayó que este caso muestra que la gran mayoría de los refugiados siente por los terroristas la misma repugnancia que cualquier otra persona.

Varios medios alemanes han revelado que el joven yihadista, que obtuvo el estatus de refugiado en la primavera de 2015 en Alemania, viajó el pasado verano a Turquía y Siria, donde pudo tener contacto con dirigentes del Estado Islámico. De Maizière se limitó a comentar sobre los posibles viajes del presunto terrorista que los investigadores tratan ahora de averiguar «cuántos, a dónde, por qué, con qué dinero y documentación» los llevó a cabo.

Durante la rueda de prensa, convocada para actualizar las cifras de refugiados en Alemania, el ministro señaló que en los nueve primeros meses de este año habían llegado al país 213.000 peticionarios de asilo y subrayó que su número se había reducido apreciablemente frente a los 890.000 de 2015.