Diario Sur

El expresidente yemení Sale clama venganza por la masacre

El expresidente yemení Alí Abdulá Sale clamó venganza por el ataque con bombas lanzado el sábado contra los asistentes a un funeral en Saná en el que murieron 140 personas y hubo más de 500 heridos. «Llamo a todos los hijos de esta nación a que se enfrenten a esta agresión con todas sus fuerzas y en todos los frentes de batalla», pidió el exmandatario, ahora aliado con los rebeldes hutíes (chiíes, que están hoy en poder). Sale y los hutíes acusan a los aviones de la coalición que lidera Arabia Saudí de lanzar cuatro misiles contra el edificio donde se llevaba a cabo el entierro del padre del actual ministro de Interior. Riad negó su implicación en el «lamentable y doloroso» bombardeo y dijo que investigará lo ocurrido en cooperación con Estados Unidos.

Naciones Unidas asegura que al menos 10.000 personas han muerto en los últimos 18 meses de guerra, en los que los saudíes castigan desde el aire las ciudades dominadas por los rebeldes chiíes en apoyo de las fuerzas leales al presidente Abdo Rabu Mansur Hadi, exiliado en Riad.

Estados Unidos se planteaba el propio sábado revisar su alizanza con la coalición árabe que encabeza Riad y Francia exigía ayer una solución política al largo conflicto yemení.