Diario Sur

Atentado en Jerusalén en plenas festividades judías

jerusalén. La violencia volvió a golpear Jerusalén y dos israelíes perdieron la vida y otros cinco resultaron heridos a causa de los disparos de un palestino de 39 años que, según Hamás, «era uno de los miembros más activos» del grupo islamista en Jerusalén Este. Yossef Kirma, agente de policía de 29 años, y Levana Melihi, jubilada de 60, son las últimas víctimas de la bautizada como 'intifada de Al-Quds', que estos días cumple un año coincidiendo con las festividades judías de año nuevo y Yom Kippur, el día más sagrado para el judaísmo, y que ya ha causado más de 270 muertos, en su mayoría agresores palestinos. El primer ministro, Benjamin Netanyahu, felicitó a «los policías que actuaron rápidamente y de manera firme contra el terrorista, que fue eliminado» y el comisario jefe de la Policía israelí, Roni Alsheich, llamó a la ciudadanía a permanecer en alerta pero sin modificar su rutina durante las festividades judías.

El ministro de seguridad interior, Guilad Erdán, se trasladó al lugar de los hechos, a escasos metros del consulado español y otras legaciones internacionales, para declarar que «no había amenazas concretas sobre un ataque específico como este». Erdán, poco antes de que las autoridades judiciales impusieran el secreto de sumario que impide la publicación de las circunstancias, identidad del agresor o datos de las víctimas, apuntó directamente a las redes sociales y pidió la colaboración de Facebook para eliminar la instigación que se vierte en ellas y que según él, «es la responsable de este tipo de agresiones». La colaboración está activa desde la firma del acuerdo entre la compañía de Marc Zuckerberg y el estado judío el mes pasado, pero ya antes las autoridades ya ejercían un fuerte control y en el último año 145 palestinos han sido procesados por sus comentarios en la red, según datos del ministerio de Justicia.

Sin decirlo expresamente Erdán se refería a los últimos comentarios colgados en su perfil de Facebook por Musbah Abu Subeij, nombre del palestino que cometió el ataque y al que apodaban «el león de Jerusalén» por su defensa de la Explanada de las Mezquitas, según reveló la agencia palestina Maan.