Diario Sur

Uno de los restos hallados en la isla de Mauricio es del avión de Malaysia Airlines

Uno de los restos recuperados.
Uno de los restos recuperados. / Afp
  • Pertenece a una parte del ala del avión del vuelo MH370 que desapareció en 2014 con 239 personas a bordo en el océano Índico

Las autoridades de Australia han confirmado este viernes que una pieza hallada en mayo en Mauricio pertenece a una parte del ala del avión de Malaysia Airlines que desapareció en 2014 con 239 personas a bordo en el océano Índico.

"Los análisis revelaron la presencia de un número de identificación único que se vincula a la construcción de esta pieza, lo que permite determinar que proviene definitivamente del avión desaparecido de Malaysia Airlines que cubría el vuelo MH370", ha dicho en un comunicado el ministro australiano de Transporte, Darren Chester.

La pieza fue recolectada por el equipo investigador de Malasia en Mauricio y entregado a la Oficina para la Seguridad en el Transporte de Australia (ATSB, siglas en inglés) para su análisis.

"El hallazgo de estos restos, que es la tercera pieza que definitivamente se vincula al MH370, reafirma que el foco de los esfuerzos en la búsqueda está en el sur del océano Índico, aunque no proporciona información referida a un determinado lugar en el que pueda localizarse al avión", agregó el ministro. Australia encabeza un operativo en el que también participan Malasia y China que busca los restos del avión en unos 120.000 kilómetros cuadrados de una remota zona del Índico, cuyo rastreo se prevé culminar en diciembre.

Hasta el momento, se han recuperado piezas en playas de la isla Reunión, Mozambique, Mauricio, Sudáfrica y la isla francesa Rodrigues, algunas de las cuales las autoridades han confirmado como partes del avión desaparecido. Estos lugares concuerdan con el patrón de corrientes del Índico y el lugar de este océano donde los expertos calculan que se estrelló el avión y se lleva a cabo la búsqueda.

El avión de Malaysia Airlines desapareció a los 40 minutos del despegue de Kuala Lumpur rumbo a Pekín, después de que, según la investigación oficial, alguien apagara los sistemas de comunicación y virara el aparato, que se habría estrellado en el mar una vez agotado el combustible.