Diario Sur

Soldados en Bruselas. :: afp
Soldados en Bruselas. :: afp

Un presunto terrorista apuñala a dos policías en una calle de Bruselas

  • Un tercer agente resultó herido al interceptar a un exmilitar belga de 43 años que era conocido por sus vínculos con combatientes en Siria

Vuelve el miedo a Bruselas, aunque quizá nunca ha llegado a marcharse por completo desde el 22 de marzo, cuando 32 personas fueron asesinadas en dos atentados terroristas en el aeropuerto y el metro. Ayer, tres policías resultaron heridos, dos por arma blanca, al ser atacados con un cuchillo por un hombre de origen árabe y nacionalidad belga que fue detenido tras recibir un tiro en la pierna. Según las primeras investigaciones, la Fiscalía Federal confirmó que podría tratarse de un ataque terrorista, extremo aún no completamente confirmado puesto que nadie ha reivindicado la autoría. La vida de los tres agentes no corre peligro, como tampoco la del asaltante.

El autor del ataque ha sido identificado como Hicham D., nacido el 26 de abril de 1973. Según las autoridades, sirvió en el Ejército belga hasta 2009 y ahora es «conocido» de la Justicia por su relación con combatientes extranjeros en Siria. De ahí que el fiscal no dudase en calificar el ataque como «un posible atentado terrorista», un extremo que deberá confirmar el juez de instrucción especializado en terrorismo a quien ha sido remitido el caso.

Todo ocurrió a mediodía en la barriada de Schaerbeek, situada al norte de la capital y zona conocida porque los autores del 22-M tenían aquí uno de sus pisos francos que utilizaron tanto en los atentados de Bruselas como en el 13-N parisino. La Fiscalía eludió concretar cómo se produjo la agresión, pero distintas fuentes desvelaron que se dio un primer ataque contra dos policías, de los que al menos uno iba de paisano. Uno resultó herido en la zona del abdomen y el otro en el cuello. Fue entonces cuando Hicham D. se dio a la fuga, aunque por poco tiempo ya que fue neutralizado por otra patrulla. Logró herir a un tercer agente, a quien rompió la nariz, pero éste logró dispararle en la pierna. La vida de ninguno de los cuatro corre peligro, según el Ministerio Público, que desveló a última hora de la tarde que el domicilio del presunto terrorista había sido registrado, aunque no se han encontrado armas o explosivos.

Lo ocurrido ayer recordó a lo sucedido a principios de agosto, cuando dos agentes resultaron heridas al ser atacadas con un machete por un joven de 33 años que tenía antecedentes por delitos comunes. Los hechos ocurrieron en la comisaría de Charleroi, ciudad situada a 60 kilómetros al sur de la capital y donde ayer se vivió una tensa jornada con la evacuación de un estación de tren y el aeropuerto al recibir falsos avisos de bomba durante la tarde. Por la mañana, la psicosis se vivió en Bruselas. En concreto, en la estación ferroviaria del Norte, que tuvo que ser evacuada por una llamada anónima que advertía de la colocación de una bomba. Se movilizaron los artificieros pero al final no se encontró ningún paquete sospechoso.