Diario Sur

La guerra siria silencia el diálogo entre Estados Unidos y Rusia

Un muchacho conduce un rebaño de cabras entre edificios en ruinas en Zamalka, ciudad sitiada por los rebeldes cerca de Damasco. :: Reuters
Un muchacho conduce un rebaño de cabras entre edificios en ruinas en Zamalka, ciudad sitiada por los rebeldes cerca de Damasco. :: Reuters
  • John Kerry asegura que el fracaso de la vía bilateral no frenará «la búsqueda de la paz», objetivo de una cumbre hoy en Berlín

Estados Unidos culpó a Rusia del fracaso de la tregua en Siria y anunció su decisión de suspender el diálogo con Moscú para intentar resucitar el alto el fuego de septiembre, que apenas duró una semana. El secretario de Estado estadounidense, John Kerry, denunció que «juntos, el régimen sirio y Rusia parece que han rechazado la diplomacia y tratan de conseguir la victoria militar sobre los cuerpos rotos, los hospitales bombardeados, los niños traumatizados de un país que lleva mucho tiempo sufriendo».

Pese al fracaso de la vía bilateral, el responsable de la política exterior de Estados Unidos aseguró que «no dejaremos caer al pueblo sirio, no abandonaremos la búsqueda de la paz, no desertaremos del campo multilateral». El primer intento se producirá hoy en Berlín, donde «altos cargos» de los gobiernos de Alemania, Italia, Francia, Reino Unido y Estados Unidos tienen previsto reunirse para tratar de encontrar vías de solución a la guerra, según informó un responsable del Ejecutivo alemán.

La suspensión anunciada por Washington es el epílogo de dos semanas de guerra dialéctica en las que tanto EE UU, como Naciones Unidas, han acusado a Rusia de cometer «crímenes de guerra» por sus bombardeos contra objetivos civiles en los distritos del este de Alepo, la zona bajo control opositor donde sobreviven cercados unos 250.000 civiles.

Pero la ruptura entre estadounidenses y rusos sobre Siria no es total ya que, según Kerry, se mantendrá el intercambio de información para evitar incidentes entre aviones de ambos países en el cielo sirio para «reforzar» así su combate contra el grupo yihadista Estado Islámico (EI). Este anuncio se produjo apenas 24 horas después de que al menos 34 personas murieran en un atentado cometido por un suicida del EI que se inmoló en mitad de una boda kurda en la provincia de Hasake, al noreste del país.

Grupos extremistas

El Kremlin lamentó la decisión de Estados Unidos y el ministro de Exteriores, Serguéi Lavrov, dijo que le gustaría ver «voluntad política para el mantenimiento de intercambios en temas sensibles porque son necesarios para mantener la paz y la seguridad». En Rusia interpretan el fracaso de la tregua de forma radicalmente opuesta y piensan que la causa fundamental es la incapacidad de EE UU para separar a la oposición moderada de grupos extremistas como el Frente Fatah al-Sham, ex Frente al-Nusra que era el brazo de Al-Qaida en Siria.

El apoyo de Rusia al presidente Bashar el-Asad se mantiene firme y es una de las claves para explicar el avance del Ejército sirio en Alepo, que cada vez estrecha más el cerco sobre los grupos armados de la oposición. Mientras que para EE UU el despliegue de soldados sobre el terreno es una línea roja, los rusos refuerzan cada día su apoyo militar a El-Asad, lo que unido al cambio de estrategia de Turquía, que ahora se ha alineado con Rusia y parece haber cerrado su frontera, debilita a una oposición dependiente de la ayuda externa para mantener su lucha armada.