Diario Sur

El funeral de Estado más importante en dos décadas

Israel se prepara para un funeral de Estado «que no se ha visto desde el de Isaac Rabin en 1995», según el diario 'Yedioth Ahronoth'. Simon Peres no descansará junto a su esposa Sonia en la localidad de Ben Shemen, lo hará en la parcela de los 'Grandes de la nación' del Monte Herzl de Jerusalén, a la izquierda del líder nacionalista Isaac Shamir y a la derecha del primer ministro Rabin (asesinado por un ultranacionalista judío en 1995), según informó la Comisión de Símbolos y Protocolo del Gobierno israelí tras reunirse con la familia del fallecido. Antes de que mañana líderes de todo el mundo acudan a darle el último adiós, los israelíes podrán acercarse hoy a la capilla ardiente instalada en la explanada del Parlamento hasta la nueve de la noche, aunque podría alargarse hasta las once en función del número de visitantes.

En el monte Herzl se espera la presencia del presidente de EE UU, Barack Obama, y su secretario de Estado, John Kerry; del primer ministro de Francia, François Hollande; el presidente de México, Enrique Peña Nieto; el príncipe Carlos de Inglaterra. Decenas de líderes mundiales que obligarán a reforzar las medidas de seguridad. La Policía ya ha anunciado que habrá cortes en la carretera número uno, que une el aeropuerto de Tel Aviv con la Ciudad Santa, para facilitar la llegada de los líderes políticos, y dentro de Jerusalén se cerrarán las calles próximas al parlamento y al monte Herzl.

El adiós de Peres, el último de los firmantes que quedaba vivo de los Acuerdos de Oslo, cierra una página de la historia reciente del conflicto y no faltan las voces que esperan que esta despedida sirva de punto de partida para recuperar un acuerdo que 23 años después de su firma es papel mojado.