Diario Sur

El tirón de Corbyn entre la militancia consigue sanear las cuentas del Partido Laborista

El Partido Laborista está atravesando por una división entre sus miembros por el liderazgo de Jeremy Corbyn, reelegido el sábado por segunda vez en menos de un año, pero el gran aumento del número de afiliados para apoyarlo ha evitado la quiebra financiera de la formación progresista, que parecía posible en 2008.

El 'Nuevo Laborismo' de Tony Blair, Gordon Brown y Peter Mandelson ofreció el más largo período de Gobierno de los 'labour' en toda su historia, desde 1997 a 2010, y se despidió con la fuerte derrota de Brown, la drástica reducción de su popularidad en Escocia, bastión de la formación que ahora lidera Corbyn durante medio siglo, y una deuda de unos 27 millones de euros.

La constitución legal del partido hacía a sus dirigentes responsables de las deudas y la Ejecutiva sufrió algunas bajas de laboristas temerosos de la ruina personal. El secretario general, Ian McNicol, presentó ayer unas cuentas en las que por primera vez desde entonces el partido tiene activos netos positivos, en torno a 6 millones.

La venta de locales, la austeridad y el pacto con los bancos y acreedores individuales evitó la quiebra. McNicol afirmó que los laboristas nos se endeudarán nunca más para financiar campañas electorales como se hizo en aquellos años.

Las generales de 2015 costaron al laborismo unos 14 millones de euros. Una llamada a los 515.000 afiliados -más del triple de los que tenían en 2008- para que aporten diez libras (12 euros) recaudaría la mitad del coste de la campaña, en caso de que la primera ministra, Theresa May, decida convocar elecciones anticipadas.

Los laboristas inauguraron ayer su congreso en Liverpool, después de que la militancia diese su apoyo el sábado a Corbyn, quien aseguró que la «gran mayoría» de los diputados laboristas no deben temer por su candidatura para las próximas elecciones legislativas, aunque reconoció que los cambios en las circunscripciones podrían conllevar algunas modificaciones.