Diario Sur

Putin premia al artífice de su triunfo

Viacheslav Volodin, que parecía un gris 'apparatchik' en la Administración del Kremlin, ha resultado ser un verdadero cerebro. Los politólogos le atribuyen a él la creación del «esquema» que ha hecho posible que el desgastado partido del poder, Rusia Unida, obtuviera en las legislativas del pasado domingo el mejor resultado de su historia. Como premio, el presidente, Vladímir Putin, ha ordenado a los diputados de Rusia Unida, que controlan 343 de los 450 escaños, que encumbren a su nuevo favorito a la categoría de presidente de la Duma (Cámara Baja del Parlamento ruso).

El mérito de Volodin, número dos de la Presidencia, consistió en lograr que no hubiera campaña alguna. Para ello, las elecciones fueron adelantadas de diciembre a septiembre. También recuperó el sistema mixto de elección de la Duma, 225 diputados se eligen ahora mediante listas de partidos y los otros 225 en listas abiertas. Y, el tercer ingrediente de Volodin, según la oposición extraparlamentaria, fue propagar la idea entre la población de que «no hay nada que hacer, Putin es imbatible, la suerte está echada».

Para dejar el sillón libre a Volodin el hasta ahora presidente de la Duma, Serguéi Narishkin, ha sido nombrado por Putin jefe del Servicio de Inteligencia Exterior (SVR), cargo que venía ocupando desde 2007 Mijaíl Fradkov, que a su vez fue primer ministro. A juzgar por la cara que tenía ayer cuando el jefe del Estado le comunicó la designación, a Narishkin no parece haberle gustado mucho su nuevo destino, que implica una mayor responsabilidad y está lleno de desafíos en la actual situación de enfrentamiento con Occidente que vive Rusia. Fradkov, por su parte, dirigirá el Consejo de Administración de los ferrocarriles rusos (RZD).