Diario Sur

Una semana de tregua no logra contener la violencia en Siria

  • Los ataques aéreos del Gobierno y el bombardeo de EE UU sobre el Ejército de El-Asad complican el entendimiento para extender el alto el fuego

La tregua en Siria cumple una semana y vive sus momentos más inciertos tras el bombardeo del sábado de Estados Unidos que mató a 62 soldados del Ejército sirio en Deir Ezzor, al este del país, y la reanudación de los ataques aéreos del Gobierno en los distritos del este de Alepo. El cese de las hostilidades se basa en la cooperación entre estadounidenses y rusos, que son junto a Irán los grandes aliados políticos y militares del Gobierno de Damasco, y tras este bombardeo en Deir Ezzor la guerra dialéctica se ha disparado entre las dos grandes potencias, lo que no beneficia a su entendimiento para extender la tregua. Este ataque eclipsó al bloqueo de la ayuda humanitaria y los camiones con alimentos y medicinas estuvieron parados un día más en la frontera.

Deir Ezzor es una ciudad dividida entre el régimen y el grupo yihadista Estado Islámico (EI), «las fuerzas de la coalición pensaban que atacaban una posición de combate del EI que seguían desde hacía un tiempo», explicó un comunicado del alto mando de las fuerzas estadounidenses en Oriente Medio (Centcom), porque «la coalición jamás atacaría intencionadamente a una unidad militar siria», pero se equivocaron. Dos cazas F16 y dos aviones A10s de la Fuerza Aérea estadounidense golpearon las posiciones sirias y dejaron al menos 62 muertos -el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH) elevó la cifra a 100-, y este ataque permitió a los yihadistas avanzar y hacerse con el control de la zona de Jebel Tharda, próxima al aeropuerto militar.

La posterior intervención de aviones rusos hizo posible que el Ejército echara de nuevo a los seguidores del califa. La situación es complicada en esta ciudad, que junto con Raqqa es el último puente fuerte de los yihadistas en Siria, y apenas unas horas después del bombardeo de EE UU, la agencia Amaq, vinculada al EI, informó de que «disparos de combatientes» derribaron un avión de guerra de las fuerzas gubernamentales.