Diario Sur

Raúl Castro: «Cuba no renunciará a sus principios por la relación con EE UU»

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro (d) recibe al presidente de Cuba, Raúl Castro.
El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro (d) recibe al presidente de Cuba, Raúl Castro. / Efe
  • El líder cubano subraya que seguirá reclamando el levantamiento del bloqueo económico, comercial y financiero, "que tantos daños y privaciones" causa a la isla, así como que se devuelva a su soberanía "el territorio ocupado ilegalmente" por la base naval estadounidense en Guantánamo

El presidente de Cuba, Raúl Castro, ha asegurado que Cuba no renunciará a "uno solo de sus principios" para la normalización de su relación con EE UU y recalcó que sin el levantamiento del bloqueo y la devolución del territorio de la base norteamericana de Guantánamo, ésta no será posible.

En su intervención ante la Cumbre de jefes de Estado y de Gobierno de los países No Alineados, Castro dijo que ha habido "algunos avances" en la relación con Estados Unidos, sobre todo en el ámbito diplomático y de la cooperación "en temas de interés mutuo" pero recalcó que "no ha sido igual en la esfera económico-comercial".

Y esto último, recalcó, "debido al alcance limitado, aunque positivo, de las medidas adoptadas hasta ahora por el Gobierno estadounidense".

Subrayó que Cuba seguirá reclamando el levantamiento del bloqueo económico, comercial y financiero, "que tantos daños y privaciones" causa a la isla, así como que se devuelva a su soberanía "el territorio ocupado ilegalmente" por la base naval estadounidense en Guantánamo. "Sin esto no podrá haber relaciones normales, como tampoco será posible si no se pone fin a otras políticas aún vigentes que son lesivas a la soberanía de Cuba, como los programas subversivos e injerencistas", aseguró.

Castro destacó que "no puede subestimarse" la "enorme fuerza" cuando actúan "conjuntamente" de los no alineados, movimiento del que Cuba ha asumido en dos ocasiones la presidencia.

Remarcó que, para su país, la no alineación significa "la lucha por modificar radicalmente el orden económico internacional impuesto por las grandes potencias".

Ese orden ha llevado a que, afirmó, solo 360 personas posean una riqueza anual superior a los ingresos del 45 por ciento de la población mundial. "La brecha entre ricos y pobres crece. La transferencia de tecnologías del Norte al Sur es una aspiración esquiva y la globalización favorece fundamentalmente a un selecto grupo de países industrializados", subrayó el mandatario cubano.

Asimismo, resaltó que "millones de niños mueren cada año por causa del hambre y de enfermedades prevenibles" y que casi 800 millones de personas no saben leer y escribir mientas que "más de 1,7 millones de millones de dólares se dedican a gastos militares".

Castro aseguró además que la realización de los derechos humanos "continúa siendo un sueño para millones de personas en todo el mundo". "La única alternativa ante los enormes peligros y desafíos que tenemos por delante es la unidad y la solidaridad en defensa de nuestros objetivos e intereses comunes", dijo a los participantes en la cumbre de no alineados.