Diario Sur

Las FARC inauguran su última conferencia como guerrilla

El líder de las FARC, Rodrigo Londoño alias 'Timochenko' (centro), en la apertura de la Conferencia. :: efe
El líder de las FARC, Rodrigo Londoño alias 'Timochenko' (centro), en la apertura de la Conferencia. :: efe
  • La banda inicia el camino a su reconversión como movimiento político legal con la satisfacción de «haber ganado la paz»

A las siete en punto de la mañana de ayer las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia-Ejército del Pueblo comenzaron su décima Conferencia en una vereda de San Vicente del Caguán (Caquetá), la zona en la que se negoció una fallida paz durante el Gobierno de Andrés Pastrana. Una reunión histórica realizada en un contexto muy diferente. El Secretariado, el Estado Mayor y unos 250 delegados de los guerrilleros asistieron la primera reunión en cerca de 55 años de existencia que no es clandestina, la primera en la que no hablarán de estrategias de guerra sino de cómo vivir en paz, la primera en la que visten de civil y no llevan armas. En definitiva, es su última cumbre guerrillera, en su próxima asamblea serán el movimiento político legal FARC-EP.

Hasta la vereda de 'El Diamante' llegaron 500 periodistas para atestiguar una reconversión posible porque delegados insurgentes y del Gobierno de Juan Manuel Santos desbrozaron el camino en más de cuatro años de trabajo en la Mesa de Diálogo de La Habana, que culminará el día 26 cuando firmen el acuerdo final en Cartagena de Indias y con el plebiscito del 2 de octubre en el que los colombianos dirán la última palabra. Si las encuestas aciertan, ganará el 'sí' y quedará atrás un conflicto que involucra a otras guerrillas, paramilitares y agentes del Estado y deja un saldo de 260.000 muertos, 45.000 desaparecidos y 6,9 millones de desplazados.

Acuerdos internos

En la tarima, Rodrigo Londoño alias 'Timochenko', estuvo arropado por la mayoría de los jefes rebeldes. Vestían camisetas blancas, al igual que las tropas que en perfecta formación escucharon a su líder decir que «en esta guerra no hay vencedores ni vencidos, nuestros adversarios se han visto obligados a reconocer nuestros derechos políticos».

La gran asamblea fue un «máximo evento democrático» según 'Timochenko', que agregó que «si nuestros adversarios quieren preguntar qué ganaron con la guerra, allá ellos. Nuestra satisfacción es haber ganado la paz». Y añadió que las FARC están «muy lejos» de ser una organización «exclusivamente militar regida por los caprichosos criterios de un cuerpo de mando», de hecho, sus integrantes fueron elegidos para formar parte de las comisiones temáticas que hasta el día 23 trabajarán en diseñar y aprobar los lineamientos políticos del grupo.

'Timochenko' agradeció también la colaboración del Estado por las garantías para el desarrollo de la gran asamblea. Destacó que los objetivos de la conferencia eran analizar y refrendar el acuerdo final para que tenga el carácter vinculante y obligatorio para todas las estructuras guerrilleras y concretar las reglas políticas y organizativas para hacer el tránsito al movimiento político. Después se convocará un congreso constitutivo que decidirá el programa, los estatutos y la dirección política del nuevo partido.