Diario Sur

Italia llora la muerte de Ciampi, el hombre que metió al país en el euro

El expresidente italiano Carlo Azeglio Ciampi. :: afp
El expresidente italiano Carlo Azeglio Ciampi. :: afp
  • Presidente de la república entre 1999 y 2006, su elección pasó a la historia política por el apoyo masivo que obtuvo

«La 'cojera' del euro es culpa de toda Europa. No se acompañó la moneda única, que es un hecho federativo, de una política económica europea. La zona euro no se ha institucionalizado, no ha asumido un poder de decisión al que todos deban adecuarse. Esta es la cojera que sufre Europa. Y luego se ha respondido a la crisis mundial con medidas coyunturales. Ha habido una asimetría entre la crisis y la respuesta». Al certero análisis de la situación del Viejo Continente, publicado en 2011 el diario turinés 'La Stampa', sólo le faltaba asumir una parte de 'mea culpa', pues venía del hombre que llevó a Italia al euro. Eran palabras de Carlo Azeglio Ciampi, presidente de la República italiana de 1999 a 2006 y que falleció ayer en Roma a los 95 años de edad.

La jefatura del Estado fue el colofón a una carrera de éxito que le llevó a ejercer durante 14 años como gobernador del Banco de Italia y como primer ministro de 1993 a 1994, período tras el cual estuvo al frente de varios ministerios durante los gobiernos de Romano Prodi y Massimo D'Alema. Su ascenso hasta el Palacio del Quirinal, donde tiene su sede la Presidencia de la República, pasó a la historia política del país por la velocidad de su elección: sólo necesitó de un escrutinio y todo el proceso no llegó a las tres horas de duración. Ciampi se ganó entonces el apelativo de «presidente de todos los italianos» gracias al apoyo masivo que obtuvo: consiguió 707 votos de los 990 posibles. Le respaldó desde la izquierda moderada hasta la ultraderecha, pasando por la formación política de Silvio Berlusconi.

El fallecimiento del anciano exjefe de Estado provocó ayer la esperada cascada de reacciones. El primer ministro, Matteo Renzi, lo calificó de «hombre de las instituciones que sirvió a Italia con pasión», mientras que el actual presidente de la República, Sergio Mattarella, consideró que sus compatriotas «no van a olvidarlo». Hasta el Papa Francisco se sumó al coro, destacando la «responsabilidad», «señorial discreción» y «fuerte sentido de Estado» del fallecido. Menos halagador se mostró Matteo Salvini, líder de la Liga Norte, quien echó mano de su habitual vitriolo al considerar a Ciampi «uno de los traidores a Italia y a los italianos». Lo sumó a su lista negra, de la que también forman parte los ex jefes de Gobierno Romano Prodi y Mario Monti, así como el anterior presidente de la República, Giorgio Napolitano. «Llevan sobre sus conciencias el desastre que sufren 50 millones de italianos».