Diario Sur

Un enfurecido Barroso denuncia su «discriminación»

José Manuel Durao Barroso saluda tras dejar el cargo de presidente de la Comisión Europea, octubre de 2014. :: F. Leoir / Reuters
José Manuel Durao Barroso saluda tras dejar el cargo de presidente de la Comisión Europea, octubre de 2014. :: F. Leoir / Reuters

bruselas. El expresidente de la Comisión Europea y nuevo presidente no ejecutivo de Goldman Sachs, José Manuel Durao Barroso, salió ayer en tromba para censurar la decisión de su sucesor, Jean-Claude Juncker, de investigar las implicaciones éticas de su contrato con el banco de inversión norteamericano defenestrándole, además, a ser tratado como 'lobista' más teniendo que pasar los controles de seguridad rutinarios en lugar de ser recibido con honores. «Es discriminatorio e incongruente», censura el ex primer ministro portugués en una carta enviada a Juncker y que fue convenientemente filtrada al 'Financial Times'.

Tras lamentar que el mero hecho de fichar por Goldman Sachs parece que despierta dudas sobre la integridad de la decisión y asegurar que respeta todas las opiniones, advierte de que «las reglas son claras y deben ser respetadas». Y él, asegura, las cumple a rajatabla. «Estas afirmaciones no tienen fundamento y son totalmente inmerecidas. Son discriminatorias tanto contra mi persona como contra Goldman Sachs», apostilla en una dura misiva.

En lo legal, todos coinciden en que Barroso tiene la batalla ganada. Su fichaje se produjo después del periodo de 18 meses previsto en la normativa antes de que los altos cargos pasen al sector privado. Además, desde enero de 2015 (se marchó un par de meses antes), renunció a la generosa paga de hasta 36 meses que todos tienen asignada. Las dudas son morales, como evidencia el hecho de que Juncker haya derivado el asunto al comité de ética después de que la Defensora del Pueblo haya puesto el grito en el cielo.

Barroso, lejos de achicarse, asume el órdago. «Si bien en principio no tengo objeción, me preocuparía que la decisión sobre mi estatus ya haya sido tomada (...) Si tal fuera el caso, me gustaría comprender cómo se ha adoptado, por quién y sobre qué base». Y prosigue: «No sólo son acciones discriminatorias, sino que No sólo son estas acciones es discriminatoria, sino que parecen ser incompatibles con las decisiones adoptadas en relación con otros antiguos miembros de la Comisión», desliza.