«Es voluntad de la hermandad que la Virgen de los Dolores salga en extraordinaria por su 75.º aniversario»

José Manuel Alonso Salmerón.  V. melgar /
José Manuel Alonso Salmerón. V. melgar

José Manuel Alonso SalmerónHermano mayor de la Hermandad de Padre Jesús

ALEXIS OJEDA RONDA.

Es natural de El Puerto de Santa María; sus raíces cofrades comenzaron en el seno de la Hermandad de la Oración del Huerto de la localidad gaditana; y tras casualidades de la vida e instalarse hace más de veinte años en la ciudad del Tajo, donde ha formado su familia, José Manuel Alonso Salmerón llegó a ser el pregonero oficial de la Semana Santa de Ronda 2012.

Con mucha responsabilidad y aún mentalizándose en su nuevo cargo del que hace solo unos días ha tomado posesión, este rondeño de adopción nos cuenta sus primeras sensaciones como hermano mayor de la Hermandad de Padre Jesús, así como los retos y proyectos que pretende alcanzar a lo largo de sus próximos cuatro años de mandato

-Está recién nombrado hermano mayor, ¿cómo vivió hace unos días la jura del cargo?

«Ser hermano mayor de Padre Jesús es un gran peso porque todos están pendientes»«Tenemos un paso de Cristo que es una maravilla, pero aún hay que dorarlo»

-Con nervios y con emoción. Hemos tenido a muchas personas arropándonos. Nos acompañaron la alcaldesa de Ronda, miembros de la Agrupación de Hermandades y Cofradías, hermanos mayores, hermanos de la cofradía y familiares o amigos que quisieron estar presentes en un día tan señalado. Uno lo vive con mucha responsabilidad porque jurar el cargo delante de Padre Jesús es eso, una enorme responsabilidad.

-¿Qué le ha motivado a presentarse como cabeza de la hermandad?

-No entraba dentro de mis cálculos. Sí estaba preparado por si me pedían ser miembro de la nueva junta entrante o cualquier otro tipo de participación, pero ser hermano mayor es algo que yo no veía. Pero sí es cierto que un día vino un grupo de hermanos con ganas de trabajar y sacar a la hermandad adelante y me dijeron que querían contar conmigo. La propuesta no era mala, había seriedad y sobre todo ganas de trabajar. Así que me aventuré a ello y tiramos para adelante.

-No está solo, sino que lo acompaña una junta, ¿cómo la definiría?

-Muy variopinta. Hay desde personas que llevan ya muchos mandatos, incluso 16 años, otros que solo han estado en una junta, y está el caso de tres personas que no han estado anteriormente en ninguna. Tenemos un poco de todo para tener como ejemplo las cosas bien hechas que se realizaron en el pasado, e incorporaciones nuevas con las que mirar hacia el futuro y que dentro de cuatro años la nueva junta que entre se encuentre un trabajo consolidado.

-¿Qué proyectos habrá y cuáles serán las líneas de su mandato?

-Podrían dividirse en tres líneas principales. La primera de ellas está relacionada con los propios hermanos. Queremos hacerlos partícipes de lo que significa ser hermano de una cofradía como esta. Hacer de esa devoción hermandad. Queremos que sean conscientes que la cofradía no es solo la junta de gobierno. Sí es cierto que es el órgano que toma decisiones pero en el trabajo estamos todos. Por otro lado, queremos prestar atención a la formación para que estemos mejor preparados. Y finalmente, una última línea que es la basada en el patrimonio. Hay proyectos muy importantes que ya están en marcha. Uno de ellos es la restauración de los bordados de las bambalinas de palio que son de finales de 1800. Es un proyecto ambicioso que el anterior hermano mayor, Alejandro Rey, afrontó con valentía encargándoselo a un gran profesional como es Grande de León. Es un proceso caro y que esperamos que en un año y medio o dos esté culminado. También tenemos pendiente el paso de Padre Jesús, que en las dos anteriores juntas ya se ha acabado. Podemos decir que tenemos un paso que es una maravilla, importantísimo, pero ahora hay que dorarlo, que es como se ha concebido. Y finalmente la restauración del manto de la Virgen, que al igual que el palio es de la misma fecha y se le compró a la Hermandad de Pasión de Sevilla. Por tanto, tenemos tarea para no parar en estos cuatro años.

-¿Pesa mucho ser hermano mayor de una de las cofradías con más tirón en Ronda?

-Sí. El peso se nota y mucho porque hay mucha gente pendiente. Padre Jesús cuando sale a la calle de alguna forma deja de ser casi parte de la hermandad para ser del pueblo de Ronda, y esas cosas dejan huella. La responsabilidad es enorme. También se ve en actos como el tradicional besapié, en el que acude tanta gente y donde se quiere que salga todo bien. Una de las cosas que yo recomendaría a todo el mundo es vivir durante algún tiempo el estar limpiando el talón del Cristo. Se ven tantas cosas... yo he visto hasta de pasarle un sobre del Servicio Andaluz de Sanidad (SAS), desconozco su contenido, pero nos podemos hacer una idea. Esas cosas hacen que sientas mucha responsabilidad.

-Uno de los momentos históricos que vivió recientemente la hermandad fue el 75.º aniversario de la bendición del Cristo, ¿cómo lo recuerda?

-Fue emocionante. Vi mucha devoción. A lo largo de estos años siempre he ido en la sección del paso de la Virgen de los Dolores y últimamente como nazareno y fiscal. Yo no conocía el sentimiento de Padre Jesús en la calle y el pasado 24 de junio fue tan asombroso que me cambió. Todos tenemos en la mente lo que genera el besapié de marzo pero en esa salida percibí una enorme devoción. La mirada de los fieles, los llantos escondidos, fueron muchos detalles. Se vivieron momentos únicos.

-De esa efeméride llamó mucha la atención la salida del Señor con los rayos del sol, ¿sería muy descabellado un cambio de horario para el Jueves Santo?

-(Risas y asombro). Las tradiciones son las tradiciones, pero cuando hay que modificarlas... es cierto que se vivieron estampas muy bonitas con los rayos del sol, pero tanto como para cambiar el horario de salida en Semana Santa, no. Entre otras cosas porque ya por la tarde están Vera-Cruz y Ecce-Homo en la calle y quizás sería muy problemático tanto para la Agrupación como para la organización del tráfico. Mientras los hermanos no digan lo contrario, porque al fin y al cabo son los que mandan aquí, Padre Jesús seguirá estando iluminado por la luna llena del Jueves Santo.

-En 2018 será la Virgen de los Dolores la que alcance esa cifra redonda del 75.º aniversario de su bendición, ¿se plantean actos extraordinarios como se ha hecho con el Cristo?

-Ahora mismo tenemos pensadas muchas cosas. Pero hay que tener en cuenta que para llevarlas a cabo hay que pedir permiso a la autoridad eclesiástica y, por supuesto, a los hermanos. En principio hay idea de hacer un cartel conmemorativo, cultos, ya hemos tenido algún contacto con conferenciantes, y alguna que otra sorpresa que se tiene que aprobar.

-Entre esas sorpresas, ¿se plantea una salida extraordinaria de la Virgen?

-(Risas). ¿A quién no le gusta un palio en la calle? Aún hay que perfilar cosas, pero habría que hacerlo. Yo creo que Padre Jesús se enfadaría si no celebrásemos el cumpleaños de su madre. Es voluntad de la hermandad que la Virgen de los Dolores salga en extraordinaria por su 75.º aniversario, pero tienen que concederlo. Barajaríamos que fuese bajo palio y sin el San Juan, pero también podrían plantearse otras opciones como la salida en un rosario de la aurora. Todo depende de lo que se apruebe.

-Sale del cargo de hermano mayor Alejandro Rey, todo un símbolo de la hermandad, ¿le ha dado algún consejo?

-Más que un consejo me gustaría seguir su ejemplo. Para Alejandro, la hermandad es su vida. Son más de cuarenta años de trabajo en junta de gobierno y tenemos que seguir contando con él.

Fotos

Vídeos