Villanueva del Trabuco pasa por primera vez un verano sin cortes de suministro de agua

Construcción el carril de acceso al nuevo sondeo de Villanueva del Trabuco. /Sur
Construcción el carril de acceso al nuevo sondeo de Villanueva del Trabuco. / Sur

Una serie de actuaciones municipales permiten reducir prácticamente a cero el volumen perdido por fugas y aumentan el volúmen de los pozos

Fernando Torres
FERNANDO TORRES

Villanueva del Trabuco pertenece a una comarca que ha estado marcada por la sequía a lo largo de los últimos veranos. Numerosos municipios del entorno de Antequera han sufrido cortes de agua tanto en el casco urbano como en las zonas rurales. Desde Archidona hasta Fuente de Piedra, los camiones cisterna han hecho aparición incluso en los meses previos y posteriores al estío. Entre esas noticias negativas, el concejal de servicios operativos de Villanueva del Trabuco tienen un anuncio positivo:esta temporada seca ha sido la primera «en años» en la que no ha habido que cortar el suministro.

«Somos conscientes de que actualmente el agua es uno de los problemas más difíciles que deben afrontar los municipios de la comarca es la gestión del agua», explica Juan Javier Luque, edil encargado de esta materia desde que el equipo de Gobierno llegó al Ayuntamiento en 2015. Con esta filosofía comenzó un camino en el que han sido numerosas intervenciones las que han conseguido este hito.

Primero, el mismo 2015, se puso en marcha un pozo antiguo, conocido como La Lana II. El Consistorio consiguió mediante una inversión «muy baja» poner reactivar el sondeo. Las instalaciones estaban «en muy mal estado» y la mayoría de las labores fueron de tipo electrónico, para incluir el suministro del manantial a la red principal. «No era mucho caudal, pero fue un primer paso importante», comenta el concejal. «Ese verano hubo que cortar nueve días el agua en el casco urbano a pesar de esta actuación».

En 2016 se cambió la batería de uno de los motores del pozo La Lana I, que pasó de tener 40 a 60 caballos de vapor, permitiendo aumentar el caudal del suministro principal. Este año se cortó la red de abastecimiento entre ocho y nueve días en casi todas las zonas del municipio.

En el verano de 2018 el municipio contará con un nuevo pozo que garantizará el suministro

En 2017 comenzó un plan de búsqueda de fugas en el que se repararon más de 50 puntos defectuosos. «Los servicios operativos levantaron todas las arquetas del municipio buscando agua acumulada, síntoma de que hay fallos en ese punto». Este trabajo, que se hizo de forma «pormenorizada», se incluyó en los presupuestos de los Servicios Operativos municipales, que se centraron durante todo el año en esta tarea como medida complementaria. «Este punto fue muy beneficioso, había fugas en las que se perdían entre 200 y 300 mil litros de agua cada día».

Mirada al futuro

Entre estas tres actuaciones se comenzó a trabajar la que, quizá, sea más beneficiosa para el municipio a largo plazo, incluso después de que con el antiguo pozo en funcionamiento, la mejora del antiguo y las reparaciones. En 2016 comenzaron «a gestionar el papeleo» de un nuevo sondeo. Ese año se contrataron los estudios geológicos y se construyó el acceso para vehículos a la zona de trabajo. «Pese a los esfuerzos, el Trabuco iba muy justo, si había una avería en la red principal teníamos que cortar seguro». Esta nueva fuente garantizará el agua de la localidad «durante años, incluso aunque las demás fuentes dejasen de funcionar».

El proyecto será financiado por la Diputación Provincial de Málaga y el propio ayuntamiento, que pagarán a medias los casi 400.00 euros que supondrá la cosntrucción del nuevo pozo, que estará listo, según las previsiones, para el próximo verano.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos