Vecinos de la calle ‘de enmedio’ de Cártama critican su «uso constante» para ferias y eventos

Una de las actividades celebradas en Calle Rey Juan Carlos I. /Fernando Torres
Una de las actividades celebradas en Calle Rey Juan Carlos I. / Fernando Torres

Aseguran que todos los meses hay música y ruido hasta altas horas de la madrugada y que no pueden pedir ayuda al Ayuntamiento porque ellos regulan los decibelios

Fernando Torres
FERNANDO TORRES

Gloria y Enrique viven en la Calle Rey Juan Carlos I, más conocida en Cártama como la calle ‘de enmedio’. Esta céntrica avenida del municipio, donde está ubicada la Casa Consistorial, es sede habitual de numerosas fiestas, ferias y eventos de todo tipo. La pareja, que espera un bebé, lleva siete años residiendo en una vivienda próxima al Ayuntamiento, y aseguran ser «víctimas» de los constantes ruidos, fruto de las verbenas que con regularidad se celebran «en la misma puerta» de su casa.

El principal evento que tiene su sede en la calle ‘de enmedio’ es la Feria de Abril, cuatro días y noches de fiesta, música y celebración. Sin embargo, este matrimonio no cuestiona sólo esta actividad: «El problema es que todo lo que se organiza en Cártama se instala en la puerta de nuestra casa». El reciente festival de Food Trucks, verbenas de colectivos, comuniones –con castillo hinchable incluido–, fiestas deportivas y un largo etcétera les han llevado a reclamar en numerosas ocasiones. «Cuando hablamos con la Policía Local por el exceso de ruido –este diario ha tenido acceso a un vídeo en el que se ven las ventanas de la casa temblando por la música– nos dicen que quien controla los decibelios son los técnicos del Ayuntamiento y que no pueden hacer nada». La desesperación de la familia les ha obligado en numerosas ocasiones a bajar a la calle a altas horas de la madrugada para pedir a los organizadores del evento en cuestión que redujeran el volumen, «por lo menos de los graves, que hacen que la cama vibre», sin éxito.

Frente a este testimonio y el de varias familias más que se han puesto en contacto con este diario, el alcalde de Cártama, Jorge Gallardo, dice comprender la situación, a pesar de que se trata de un tema «complejo». «Estamos hablando de la calle principal, es nuestra Calle Marqués de Larios particular». Además, explica que existe un debate social y político con respecto a la ubicación de la feria. «El problema es que no tenemos un recinto ferial como tal y que muchos comerciantes nos piden que dinamicemos la zona para que haya más actividad».

Gallardo asegura «sentirse identificado» con estas quejas vecinales, y admite que es probable que en muchas ocasiones se superen los decibelios recomendados, pero está atado de pies y manos por la imposibilidad de ubicar las fiestas en otro lugar. No obstante se muestra abierto al diálogo y a escuchar a los afectados en vías de encontrar soluciones que satisfagan a todas las partes. «Cada vez estamos teniendo más problemas con el ruido, también en la Estación de Cártama; se intentan respetar los horarios pero es muy complicado».

La semana que viene habrá una reunión de comerciantes y responsables municipales para estudiar la peatonalización parcial de la avenida durante los fines de semana, una iniciativa con la que pretenden «devolver la vida a la calle y fomentar la actividad comercial».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos