La variante de Arriate, una carretera pendiente de la Junta desde hace siete años

Los trabajos se suspendieron a alrededor del 40% de su ejecución. /V. Melgar
Los trabajos se suspendieron a alrededor del 40% de su ejecución. / V. Melgar

Las obras de la vía, con un presupuesto de 5,3 millones y que unirá la MA-7403 y la A-367, se paralizaron a finales de 2010 por falta de fondos

Vanessa Melgar
VANESSA MELGAR

El déficit en materia de comunicaciones de Ronda y la Serranía no es nuevo pero en los últimos tiempos, pese a algunos impulsos para paliarlo, parece haber crecido en malestar vecinal ante esa situación. Por un lado, un grupo de vecinos está demandando, con la recogida de firmas y otras acciones, una conexión por autovía para la ciudad del Tajo y, por ende, para el resto de los municipios de su comarca natural. Por otro, también se recaban apoyos para exigir a la Junta de Andalucía el arreglo de la carretera A-373, que conecta la Serranía con la Sierra de Cádiz, cuyo estado es lamentable.

Otro ejemplo es la variante de Arriate, una carretera cuyas obras se paralizaron a finales de 2010, por parte del Gobierno autonómico, por falta de disponibilidad presupuestaria. Este proyecto sigue pendiente algo más de siete años después y, por ello, son muchas la voces que se han alzado para pedir su finalización. En este sentido, las formaciones IU, Podemos y PCE llevaron a cabo ayer una acción de protesta, además de una asamblea para consensuar futuras medidas. El colectivo desarrolló una caravana de coches hasta el inicio del trazado de la variante, en la zona de La Parchite.

Y es que la variante de Arriate, con un presupuesto total, cuando se inició el proyecto, de en torno a 5,3 millones, se paralizó cuando las obras se encontraban en torno al 40% de su ejecución.

La Junta ha incluido una partida de en torno a 1,7 millones, según anunció, en sus presupuestos para este año, pero actualmente el problema radica en que la concesionaria del proyecto, la empresa Construcciones Vera, atraviesa problemas económicos, por lo que, según indicó el alcalde de Arriate, Melchor Conde, se trata de vender esta concesión a otra empresa. «El acuerdo para adquirir la obra de Construcciones Vera ya está encima de la mesa. Esperemos que la tramitación administrativa sea rápida y comiencen las obras muy pronto, por el interés general y el bienestar de todos», explicó el regidor. La Junta también anunció que terminaría la variante este 2018.

De no prosperar esta opción finalmente, ya se dejó entrever que el proyecto tendría que ser licitado de nuevo. Éste también ha sufrido modificaciones, sobre todo, respecto a la Cañada Real entre Osuna y Ronda, que discurre por este punto y que colectivos ecologistas pidieron respetar.

Problemas de tráfico

La variante de Arriate, que unirá la MA-7403 (Arriate-Puerto del Monte-Setenil de las Bodegas) y la A-367, entre Ardales y Ronda, con una longitud de seis kilómetros, además de mejorar en general la red viaria de la comarca, supondrá en avance en la calidad de vida de los vecinos de la zona, que a diario soportan problemas de tráfico, sobre todo el casco urbano de Arriate y las pedanías de Los Prados y La Cimada, que forman parte del término municipal de Ronda. Se calcula que entre Arriate y Setenil de las Bodegas circulan unos 4.000 vehículos al día. Los camiones se ven obligados a recorrer aproximadamente 19 kilómetros más por Cuevas del Becerro.

Más

Temas

Arriate

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos