Las termitas se despiden de Villanueva de Tapia tras el tratamiento biocida

Imagen de archivo de una vivienda afectada. :: salvador salas
/
Imagen de archivo de una vivienda afectada. :: salvador salas

De las 64 viviendas afectadas, tan solo en una se está registrando actividad de los insectos más allá de las trampas

F. TORRES

En febrero del año pasado saltaron todas las alarmas. El Ayuntamiento de Villanueva de Tapia pedía ayuda a las instituciones para combatir una plaga de termitas que afectó a más de sesenta casas, en la mayoría de los casos de forma grave o estructural. Aunque fue en febrero cuando el municipio hizo público el problema, ya en diciembre se detectó la presencia de los insectos y se inició la primera fase del tratamiento, que duraría un año. Ahora, tras doce intensos meses, la plaga está «prácticamente controlada», según la alcaldesa del municipio, Encarnación Páez, que explica que de las 64 viviendas afectadas, solo en una queda actividad.

Esto implica que el problema principal está casi resuelto, aunque el tratamiento empleado dura cinco años y esa es tan solo la primera fase. «Desde el principio se detectó que los cebos estaban funcionando muy bien», añade la regidora. Los técnicos de la empresa responsable del método de eliminación de plagas, Rentokil, explicaron al inicio del procedimiento que al cabo de un año se podría comprobar cómo el 90% de las termitas habrían desaparecido, «hecho que se ha podido comprobar», apunta Páez.

El tratamiento está formado por unos cebos biocidas que se colocan en las viviendas afectadas. El procedimiento pasa por que los insectos se alimenten ahí para trasladar las toxinas al foco de la indección y eliminar con la plaga de raíz. Actualmente sólo uno de esos cebos sigue registrando actividad, por lo que se entiende que el grueso de la plaga está prácticamente erradicado.

Una vez concluya esta fase, dará comienzo «el plan B», que consiste en evaluar el resto del municipio de forma exhaustiva en busca de otros puntos afectados, aunque lo más probable es que no se encuentren otros focos. No obstante, aunque se eliminen las termitas, las viviendas han quedado gravemente afectadas en muchos casos, ya que las termitas han dañado incluso la estructura de los inmuebles. Es por ello que el Ayuntamiento de Villanueva de Tapia incluirá esta situación en el Plan de Vivienda y Suelo municipal que está redactando para ponerlo en conocimiento de la Junta de Andalucía.

Una vez concluya el tratamiento, en cuatro años, el Ayuntamiento habrá desembolsado un total de 60.000 euros -en principio iban a ser 50.000, aunque a lo largo de los primeros meses de intervención se detectaron nuevas zonas afectadas-. El Consistorio se ha hecho cargo de los pagos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos