El socialista Miguel Asencio logra la alcaldía de Humilladero y mantiene el pacto con el PP

El nuevo alcalde, Miguel Asencio, con su equipo de gobierno. / Fernando Torres

Tras la dimisión de la anterior regidora, Ana Pérez, la toma de posesión pone fin a una crisis de gobierno de cuatro meses

Fernando Torres
FERNANDO TORRES

Los vecinos de Humilladero han visto al fin cómo se ha resuelto la crisis política que lleva meses instalada en su pueblo. Durante la celebración de un pleno urgente celebrado durante la tarde de este jueves, se ha aprobado la designación de Miguel Ángel Asencio, tercero en las listas electorales, como nuevo alcalde del municipio. Asencio ha asumido el bastón de mando con los votos a favor de su partido (PSOE) y el apoyo del Partido Popular, ya que ambas formaciones retomarán el pacto que se rompió a finales de marzo, según ha quedado patente durante la votación.

Asencio se ha convertido en alcalde tras la dimisión de la anterior regidora, Ana Pérez, una retirada envuelta en polémica, ya que, según denunciaron los populares en su día, su actitud era «autoritaria», lo que motivó que el pacto que permitía gobernar al PSOE se disolviera. Pérez se retiró argumentando problemas internos con sus concejales, roces que culminaron con la exalcaldesa renunciando también a su cargo orgánico en la ejecutiva del POSE en Humilladero. Una vez la exregidora se ha echado a un lado, ambos partidos han visto la vía despejada para retomar un pacto que, según fuentes cercanas, funcionaba bien excepto por Pérez.

Durante su investidura, Asencio ha afirmado asumir el cargo con «una mirada al futuro, optimista, sincera y con ganas de resolver problemas y dificultades». Ha recordado que «hoy las mayorías no se ganan, se acuerdan», en referencia al renovado pacto con el PP, así como ha querido subrayar que «esta investidura es fruto del consenso revisable y básico sobre el que ir construyendo día a día». Así ha interpretado el mensaje de los votantes en las últimas elecciones, momento en el que demandaron «una necesidad de cambio en el Gobierno municipal sobre la base del diálogo y el acuerdo». Ha dicho iniciar el mandato bajo dos premisas básicas, «trabajo y humildad», a la vez que ha hecho un llamamiento a los técnicos y funcionarios del Consistorio, de quienes necesitarán su «ayuda y colaboración al servicio de los vecinos».

Todavía en la sede de la agrupación socialista de Humilladero, el nuevo alcalde ha dedicado unos minutos a atender a este diario, con declaraciones en las que ha reflexionado sobre la ya solventada crisis política: «Creo que el pacto se rompió porque no se supo encauzar desde el principio y no hubo consenso». «La ruptura llevó a una situación insostenible que derivó en la dimisión de Ana Pérez», ha continuado. En cuanto a la reacción del PSOE frente a las adversidades, Asencio ha hablado de unión: «Hemos sido sensatos, la agrupación ha unido filas, se ha hecho fuerte y hemos podido llegar a un acuerdo». Volviendo de nuevo al futuro, ha confesado asumir la alcaldía «con responsabilidad y también con ilusión, con muchos proyectos empezados y con ánimos renovados». No obstante, «hay que aprender de los errores», y para ello han introducido en el nuevo pacto con el PP la creación de una comisión de seguimiento, «para velar porque no se rompa y sea capaz de llegar hasta el final de la legislatura».

La segunda en las listas era Nazharet Heredia, quien ha cumplido con el papel de alcaldesa en funciones hasta ahora, pero ha preferido mantenerse a un lado y dejar que sea Asencio quien ostente el bastón de mando. La concejala atribuye motivos «personales» a esta decisión, por lo que seguirá siendo la primera teniente de alcaldía. Humilladero ha vuelto a la estabilidad política tras cuatro meses de crisis que han obligado a Ana Pérez a renunciar no sólo a la alcaldía, sino también a su cargo orgánico dentro de la ejecutiva del PSOE.

Fotos

Vídeos