La Sierra de las Nieves busca aumentar su población

Vista de varios pinsapos en la Sierra de las Nieves. /Francis SIlva
Vista de varios pinsapos en la Sierra de las Nieves. / Francis SIlva

La mejora de las comunicaciones de la comarca y el desarrollo social centran las estrategias municipales

Fernando Torres
FERNANDO TORRES

Tras años de lucha vecinal y trabajo institucional, el nombramiento de la Sierra de las Nieves como parque nacional está a la vuelta de la esquina. Según las predicciones de la Junta de Andalucía, el paraje malagueño gozará de la máxima protección ambiental contemplada en España a finales de año, antes de 2019 –un periodo de tiempo irrisorio si se tiene en cuenta lo largo del proceso, que arrancó hace más de diez años–. Los municipios de la comarca afrontan con esperanza la recta final y confían en que convertirse en el único parque nacional de la provincia marque un antes y un después en la conservación de su territorio, pero van más allá: auguran un gran impacto en el desarrollo social que les permita fijar y aumentar su población y convertirse en una zona productiva estable.

El presidente de la Mancomunidad de Municipios de la Sierra de las Nieves –compuesta por Alozaina, Casarabonela, El Burgo, Guaro, Istán, Monda, Ojén, Tolox y Yunquera desde 1995–, Antonio Pérez, está seguro de que el nombramiento ayudará a las localidades a estabilizarse: «Estamos convencidos de que la designación aportará mejoras para la conservación y gestión de nuestro territorio desde el punto de vista ambiental, pero también será una contribución importante para el desarrollo social y económico de nuestros municipios y sus vecinos».

Los municipios refuerzan sus políticas de empleo y confían en que el nombramiento sea un punto de inflexión para toda la zona

El principal valor del nombramiento en el aspecto económico, además de las ayudas que el Estado ofrecerá a empresarios y colectivos para fomentar una relación sostenible con el entorno, está en el eco de la sierra como lugar de interés. «Supondrá una mayor proyección y conocimiento de todo el territorio, lo cual esperamos que se traduzca en un incremento en los visitantes de la zona, y con ello también una mayor actividad económica, de empleo, y comercial», añade Pérez. Además, el «prestigio» del parque nacional será un valor indispensable para la promoción de los productos naturales de la zona.

La población

Población
Yunquera es el municipio con más habitantes, 3.237. El que menos vecinos tiene es Istán con 1.496. Monda es de los pocos que crece, de 2.483 a 2.530.
Políticas
Los Ayuntamientos tratan de aprovechar el tirón turístico del parque nacional para que los vecinos emprendan.
Comunicaciones
Desde la mancomunidad señalan la necesidad de mejorar los accesos a los territorios y algunas vías internas.

Pero el nombramiento del parque nacional no es el único cesto en el que los responsables municipales ponen sus esperanzas para afianzar a su población. Desde hace años, los Ayuntamientos han reforzado sus políticas en este sentido, buscando que el cambio de régimen de conservación sea solo la punta del iceberg. En el caso de Casarabonela, una localidad con poco más de 2.500 habitantes, es necesario «dinamizar a la población» en colaboración con la Diputación Provincial y la Junta de Andalucía. Así lo reclama su alcalde, Antonio Campos, que apunta a la formación para los jóvenes y las ayudas a las pequeñas empresas como única vía de evitar la pérdida de vecinos. El Consistorio ya ofrece bonificaciones fiscales para la creación de empresas a menores de 35 años, y está estudiando una nueva ordenanza para ayudar a mantener ese empleo que se vaya creando. Campos recuerda que antiguamente «la Junta hacía planes de conservación del monte público con peonadas de los propios vecinos», una iniciativa que convendría recuperar porque «mientras más gente viva en la sierra, mejor conservada estará».

«Gran oportunidad»

Desde Guaro, el trabajo para mantener a la población también se centra, además de en el empleo, en las infraestructuras municipales. «Seguimos mejorando nuestras redes de agua, calles, edificios e instalaciones deportivas», señala el regidor, Noé Oña. El alcalde explica que el nombramiento es una «gran oportunidad» para crear «sinergias en materia de empleo y crecimiento económico».

Tolox, uno de los municipios que más terreno aportan al futuro parque nacional (más del 40% del espacio protegido), representa a la perfección el modelo de población fluctuante. «Mucha gente trabaja en la costa entre semana y vuelve a su residencia los fines de semana». Con algo más de 2.000 habitantes censados, su alcalde, Bartolomé Guerra, asegura que el turismo extranjero de larda duración «está volviendo» y con el paso a parque nacional se afianzará. Actualmente hay varios proyectos de construcción en la localidad para ofrecer espacios al turismo holandés, una vía más de fomentar la actividad comercial. Guerra recuerda que las subvenciones que lleguen del Estado lo harán para el fomento de empresas, por lo que la creación de proyectos dependerá «de lo que quieran arriesgar los propios vecinos».

Monda es de los pocos pueblos que ha visto aumentar su población. Según explica el alcalde, Francisco Sánchez, en el último censo pasaron de 2.483 a 2.530 habitantes, una subida «significativa». Sánchez señala que los municipios pequeños deben ofrecer «las mismas oportunidades que las capitales» a sus vecinos. Por ello, apunta a la redacción del plan estratégico ligado al nombramiento como una «gran oportunidad» de crecimiento sostenido. Coincide con él el regidor de Yunquera, José Antonio Víquez, que cree que el proceso dará lugar a mayores opciones de futuro a los jóvenes, que actualmente «se están marchando», y remarca la necesidad de no establecer los servicios públicos de los municipios por su tamaño. «Sin servicios acabaremos muriendo». Yunquera, con casi 3.000 habitantes, ha recibido ya a numerosos empresarios interesados en instalarse en la zona para desarrollar actividades turísticas en el entorno.

Con marca propia

Mientras tanto, Ojén sigue trabajando en la construcción del polígono industrial junto al centro comercial de La Cañada (Marbella), como punta de lanza a la creación de empleo, uno de los principales bastiones de la localidad junto a su agenda cultural (con el festival 'Ojeando' a la cabeza). Istán trata de vincular el tirón turístico que supondrá el nombramiento a su marca propia: 'Paraíso del agua', una forma de destacar dentro del conjunto. El Burgo también centra sus políticas de crecimiento en su patrimonio natural y cultural, promocionando las fiestas populares como principal reclamo.

Como comarca, hay una necesidad importante para que el parque nacional funcione a la perfección: las comunicaciones. «Las más importantes son las que permitan mejorar los accesos al territorio desde fuera, así como algunas conexiones internas que necesitan una atención más urgente», señala Antonio Pérez.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos