Ronda propone cerrar al tráfico el Puente de forma parcial todos los días de 10.00 a 20.00 horas

Solo podrían circular con sus vehículos los residentes en el barrio de San Francisco y en La Ciudad con pegatinas que controlaría la policía

V. MELGAR

Una vez que finalicen las obras de mejora del saneamiento y redes de pluviales y abastecimiento que se están ejecutando actualmente en el Puente Nuevo sobre el Tajo de Ronda, con fondos de la Diputación y a raíz del hundimiento de parte de la calzada, en cuyo origen estaba una bolsa de aguas residuales; el Ayuntamiento quiere aplicar una medida para reordenar el tráfico en este punto del conjunto histórico y reducir el flujo en un 70% (el Puente soporta al día el paso de 11.000 vehículos, según el Ayuntamiento). Consistiría, según explicó la edil de Tráfico, Francisca González, en que solo podrían pasar de 10.00 a 20.00 horas, de lunes a viernes, los residentes en el barrio de San Francisco y La Ciudad, además de bicicletas, motocicletas, ciclomotores, vehículos prioritarios (policía, bomberos, protección civil y ambulancias) y vehículos esenciales para la comunidad (servicios públicos municipales, taxis, Correos y transporte público). González precisó que se trata de una propuesta que ha realizado el Ayuntamiento a los colectivos con los que trabaja en el diseño de una estrategia de movilidad sostenible para el conjunto histórico, que deberán estudiarla éstos, por lo que aún no es definitiva.

Los vehículos vinculados a servicios turísticos y aquellos otros de reconocida necesidad para la colectividad de la zona restringida, necesitarían para su circulación una autorización previa de Tráfico; y los vehículos de carga y descarga de mercancías o materiales, fuera del horario autorizado (de 8.00 horas a 10.00 horas y de 20.00 a 22.00 horas), también la misma autorización.

Todas las acciones de la estrategia de movilidad han sido consensuadas hasta el momento, a excepción de la que se refiere al Puente. Actualmente, existen defensores de la reordenación del tráfico en el monumento y detractores mientras no se habilite una alternativa de comunicación urbana, por lo que se creó una plataforma en San Francisco.

Los residentes tendrían que solicitar en el Ayuntamiento un pegatina que controlarían los agentes de la Policía Local. Habría otra para usuarios del colegio Las Esclavas y se permitiría el paso a los clientes de hoteles con la reserva.

Fotos

Vídeos