Ronda prevé destinar un millón a inversiones en su presupuesto

Turistas en el conjunto histórico de Ronda, junto al Arco de Felipe V. /VM
Turistas en el conjunto histórico de Ronda, junto al Arco de Felipe V. / VM

El Ayuntamiento estudia gravar a las empresas de suministro energético por la ocupación de espacios e implantar una tasa turística

Vanessa Melgar
VANESSA MELGAR

El Ayuntamiento de Ronda prevé destinar alrededor de un millón de euros a inversiones en 2018 en su presupuesto para el próximo ejercicio, según indicó ayer el concejal de Economía y Hacienda, también segundo teniente de alcalde, Álvaro Carreño. Éste explicó que la dotación con fondos propios de este capítulo será posibles gracias a la finalización del pago de un préstamo, por en torno a un millón de euros, que tenía contraído el Consistorio, a finales de 2016. «A priori, trabajamos con esas cifras», dijo Carreño.

Cabe recodar que en los últimos años, el Ayuntamiento ha supeditado el capítulo de inversiones en el documento económico al dinero procedente de los aprovechamientos urbanísticos por el proyecto de la urbanización de los Merinos, una actuación que tumbó el TSJA y el TS, al argumentar falta de recursos hídricos en la zona para desarrollarla. Las arcas municipales percibían a razón de alrededor de 800.000 euros al año, en virtud del convenio firmado en su día entre la promotora en cuestión y el Ayuntamiento. Dicho dinero se estipuló que se tenía que dedicar a inversiones. Sobre los Merinos, la promotora reclama al Ayuntamiento la devolución de alrededor de 15 millones, de los aprovechamientos, mediante una reclamación que rechazó el Consistorio en sesión plenaria.

Este 2017, el presupuesto municipal ha recuperado las inversiones con dinero propio, aunque la cuantía es solo de 30.000 euros. En 2018, el edil de Economía espera que las previsiones se cumplan y que la cifra supere el millón.

Por otro lado, Carreño también anunció ayer que de cara a la revisión de tasas e impuestos para 2018 se contemplan implantar una tasa turística, que podría dirigirse a los hoteles o touroperadores, y otra para empresas de suministro energético, por ocupación de la espacios públicos. Igualmente, en el caso de las viviendas turísticas, se están analizando qué elementos de fiscalidad se pueden aplicar. Carreño también habló de una bonificación en el IBI en el caso de viviendas sociales y recordó que en octubre se celebrarán asambleas vecinales por un proceso de presupuestos participativos en el que los rondeños decidirán en qué gastar 50.000 euros en 2018.

Temas

Ronda

Fotos

Vídeos