Ronda cierra al tráfico el Arco de Felipe V de forma definitiva

El fin es poner en valor el conjunto histórico, reducir el tráfico y aumentar la superficie peatonal. :: v. m. /
El fin es poner en valor el conjunto histórico, reducir el tráfico y aumentar la superficie peatonal. :: v. m.

El Ayuntamiento prohibirá esta semana el paso de vehículos a motor por el monumento de 1742, dentro de una estrategia de movilidad sostenible

VANESSA MELGAR

A partir de esta semana, no será posible pasar en coche, o con otro vehículo motorizado, por el Arco de Felipe V. El Ayuntamiento de Ronda cerrará definitivamente al tráfico el punto en el que se levantó este monumento, uno de los más visitados del conjunto histórico de la ciudad del Tajo, que se construyó en 1742 en la época de Felipe V, de ahí su nombre. Se trata de una reedificación de otra puerta que habría en el mismo lugar y que se hizo debido al arreglo que se llevó a cabo en la rampa de bajada del Puente Viejo, cuyo declive era tan pronunciado que resultaba muy difícil transitar para los carruajes e incluso para los peatones antaño, por lo que se pensó en allanar este camino haciéndolo más largo, pero más suave y llevadero, tal y como explicó el historiador Faustino Peralta. «Hasta la construcción del Puente Nuevo, era el paso obligado entre el Mercadillo y la Ciudad, lo que hacía muy penoso el acceso por esta zona», afirmó.

Hoy en día, este paso registra una fuerte afluencia de tráfico, que se prevé aumentar aún más con el inicio de obras de mejora de las redes de saneamiento, pluviales y abastecimiento el próximo lunes, y durante en torno a 40 días, en el Puente Nuevo, por lo que el Ayuntamiento ha decidido cerrar el Arco de Felipe V: «Es una cuestión de seguridad, no queremos que los conductores lo tomen como un atajo, no puede convertirse en una alternativa», comentó la edil de Tráfico, Francisca González.

La medida, a propósito de los trabajos del Puente Nuevo, tendrá carácter definitivo, pues forma parte de las iniciativas que se pondrán en marchar dentro de la estrategia de movilidad sostenible para el conjunto histórico en la que está trabajando desde hace tiempo el Consistorio, con el fin de poner en valor este espacio, reducir los niveles de tráfico y aumentar la superficie peatonalizada, entre otros. González explicó que el cierre del Arco de Felipe V se ha consensuado con todos los colectivos con los que trabaja el Ayuntamiento para diseñar la citada estrategia.

Desvíos por obras

Las obras en el Puente Nuevo comenzarán el próximo lunes, desde las 8.00 horas. La infraestructura, que une las dos partes en las que la garganta del Tajo divide la ciudad, quedará cerrada totalmente al tráfico. Según dijeron ayer González y el subsinspector de la Policía Local, Miguel Valle, el tráfico, en sentido barrio de San Francisco, se cortará en la plaza de España, y se desviará por la calle Villanueva. Si fuese necesario, también se podría cortar a la altura de la Alameda y desviarlo por Mariano Soubirón.

Desde el barrio de San Francisco, será necesario tomar la circunvalación. Se podrá acceder a la calle Armiñán, hasta el Ayuntamiento. González y Valle pidieron usar el aparcamiento del Castillo a los padres y madres de alumnos para llevarlos al colegio. Sí se permitirá el paso a residentes, en ambos casos, y a otros usuarios.

Paralelamente, el Ayuntamiento empezará a aplicar otras medidas de la estrategia de movilidad sostenible, como el cambio de la señales de tráfico, adecuándolas al entorno y mejorando su ubicación.

En el aire todavía esta la medida que afectará al Puente Nuevo, la que ha generado más polémica, y rechazo, y que no ha sido consensuada. La edil de Tráfico indicó que próximamente hará una propuesta que tendrá que ser debatida con todos los colectivos implicados. Al parecer, ésta podría consistir en el cierre parcial del tráfico, en determinadas franjas horarias, permitiendo el paso de residentes y otros.

Fotos

Vídeos