«Queremos conseguir más implicación de los horquilleros y que el trono de la Soledad vaya lleno»

Patricia Guerrero, en la casa hermandad de la Soledad.  v. melgar /
Patricia Guerrero, en la casa hermandad de la Soledad. v. melgar

Patricia Guerrero BejaranoHermana mayor de la Hermandad de la Soledad

ALEXIS OJEDA RONDA.

Ha estado durante trece años trabajando codo con codo junto a su predecesor en el cargo, Manuel Gazaba; apuesta por acercar la Hermandad de la Soledad a sus propios hermanos; y actualmente es la única mujer que ostenta el cargo de hermana mayor entre las cofradías de la ciudad del Tajo

Con algunos nervios pero sobre todo derrochando ganas de trabajar por su cofradía, Patricia Guerrero nos cuenta sus primeras sensaciones como hermana mayor de la Hermandad de la Soledad de Ronda después de que ganase las elecciones el pasado verano con un proyecto que se centra principalmente en las personas.

-Es la primera mujer en la historia de la Hermandad de la Soledad en convertirse en hermana mayor, ¿cómo se digiere esa situación?

-Para mí es una situación normal porque yo por eso no me considero una persona diferente. Muy contenta por ser hermana mayor y con la responsabilidad, nervios e ilusión que ello supone. Pero no lo veo como algo especial.

-¿Qué le motivó a presentarse como dirigente de la hermandad?

-Principalmente el amor tan grande que le tengo a mi Virgen de la Soledad. A partir de ahí, el querer trabajar por mi hermandad y mejorarla. Manuel Gazaba, el anterior hermano mayor, al que sucedo, ha hecho en estos años muchísimo para tener a la cofradía en los niveles en los que la tenemos ahora, pero hay que seguir mejorando y avanzando. En eso estamos.

-¿Cuál cree que es el papel de la mujer dentro los cargos de las cofradías teniendo en cuenta que actualmente usted es la única hermana mayor?

-Ahora que lo dices, es un hecho en el que no había caído porque sí es cierto que han habido hermanas mayores con anterioridad en otras cofradías, pero no actualmente. La verdad es que es una realidad que el acceso de mujeres a cargos importantes es menor en comparación con los hombres dentro del seno de las cofradías. Es de algún modo un reflejo de lo que pasa a día de hoy en la propia sociedad. Creo que las mujeres nos cargamos con muchas cosas de la vida cotidiana y que eso nos influye. Yo, por ejemplo, tengo mi vida profesional, mi hija y todo ello me quita mucho tiempo, pero afortunadamente cuento con la ayuda de mi marido, que también se encuentra dentro del equipo de mi junta de gobierno. De todas formas, las mujeres tenemos que seguir luchando y demostrar que se puede estar en la primera línea porque estamos perfectamente capacitadas.

-¿Qué proyectos hay pensados para este mandato?

-Cuando me presenté en el cabildo de elecciones para hermana mayor incidí en que yo no perseguía proyectos materiales, sino el acercar la hermandad a los propios hermanos, que es igual o aún más importante. Somos más de 500 hermanos y sin embargo en la Estación de Penitencia del Viernes Santo salimos simplemente algo más de cien, por lo que persigo que hubiese más participación. Esa es una intención prioritaria, al igual que la de abrir a todos la casa hermandad para que se hagan talleres, cursos y nos unamos un poco más. Ahora mismo, por lo menos este primer año, los proyectos patrimoniales quedarán un poco más apartados a favor de lo que he comentado anteriormente. A lo mejor, si hay necesidad, se pueden llegar a hacer túnicas, pero las prioridades son otras.

-Las cofradías tienen sus altos y sus bajos, ¿cuál es la salud de la Hermandad de la Soledad?

-Yo creo que es buena. No obstante, todo es mejorable. Uno de nuestros problemas es que, a diferencia de otras cofradías, la nuestra no es una hermandad de barrio y a veces esa falta de empuje se nota. Somos muchos hermanos aunque me gustaría un poquito más de implicación. Pienso que, como bien has dicho, esto tiene sus altos y sus bajos, y ahora creo que todas estamos pasando por un momento de bache, pero ahí estamos entre todos intentando que esto vuelva a florecer.

-Sois de ese grupo de hermandades rondeñas que siguen apostando por los hombres de trono?

-Sí, es el estilo que siempre nos ha identificado. Como sabéis, en los últimos años hemos tenido problemas con el número de los horquilleros, esa es una realidad que hay y que no se puede ocultar; además, ya el año pasado pedimos ayuda. A partir de ahora la nueva junta quiere tener un contacto muy directo con el capataz del trono y saber todas las necesidades que haya. Queremos conseguir la implicación de los horquilleros y que el trono de la Soledad vaya el Viernes Santo lleno.

-Uno de los primeros actos al frente de la hermandad fue la celebración en septiembre de los Dolores de la Santísima Virgen, cita que se aprovechó para la jura de cargos, ¿cómo lo recuerda?

-Muy nerviosa, con mucha emoción. La verdad es que muy ilusionada. Tengo muchas ganas de trabajar por mi hermandad. Además, tengo una junta joven con muchas ganas de hacer cosas, muchas ideas, y esperemos que esa unión de todos pueda dar grandes frutos.

-Sois una hermandad muy castigada por la lluvia.

-Sí. Ante eso no podemos hacer nada, no está en nuestra mano. Solo podemos aceptar lo que venga. Ya os lo comentaba el otro día a este periódico el hermano mayor del Santo Entierro, Miguel Becerra, y es que el Viernes Santo, como él dice, «es un día tan triste que hasta el cielo parece que quiere llorar». Sea como sea, el tiempo es algo que, guste o no, hay que respetarlo.

-Sustituye en el cargo a Manuel Gazaba, tras 23 años como dirigente de la hermandad, ¿le ha dado alguna recomendación?

-Me ha dado muchos consejos, pero sobre todo me ha ofrecido su ayuda para lo que me haga falta. Sé que lo tendré seguro; además, ya tiraré de él para muchísimas cosas. Yo siempre he trabajado muy bien con él porque he sido miembro de su junta durante trece años, por lo que confío mucho en él y sé que en todo lo que le pidamos nos ayudará a mí, a mi junta y, en definitiva, a la hermandad.

-Además, este año Manuel Gazaba será el pregonero de la Semana Santa de Ronda 2018, ¿cómo lo ve en ese papel?

-Estupendo. Se lo merece. Yo creo que es lo que le faltaba porque ha hecho de todo y estoy segura que lo va a hacer fenomenal. Supongo que le pondrá mucho corazón y que la Virgen de la Soledad ocupará una parte muy especial en su exaltación como hacen todos los pregoneros, con un guiño a esa imagen o cofradía que a ellos les toca más de cerca.

Fotos

Vídeos