El presidente del club de tiro de Jarapalo defiende la legalidad de sus instalaciones

Fernando Torres
FERNANDO TORRES

El presidente del club de tiro Jarapalo, Manuel Bustos, defendió ayer en declaraciones a SUR la legalidad de sus instalaciones en defensa a las críticas emitidas por los grupos municipales de Izquierda Unida y Alhaurín Despierta en el Ayuntamiento de Alhaurín de la Torre. Según ambas formaciones, el campo de tiro no cumple con la normativa vigente en cuanto a la recogida de residuos contaminantes. A este efecto, Bustos sostiene que su club comenzó a gestionar el plomo «antes de que se instaurara la nueva ley», y que si ahora mismo no se está haciendo es porque se vieron obligados a rescinidir el contrato con la empresa que se encargaba de dicha función.

Según ha podido comprobar este periódico, la propietaria de dicha empresa no cumplía con las condiciones mínimas para prestar ese tipo de servicio, y actualmente están buscando una nueva compañía. «Esto se está utilizando como arma política porque nosotros no hemos hecho nada mal, sino todo lo contrario», apostilló Bustos.

Fotos

Vídeos