Predilectos de Antequera

Predilectos de Antequera
Antonio J. Guerrero

El Consistorio destaca además el arraigo social de los comercios Rojas 1892, Ferretería Linde y Café-Bar A la Fuerza La localidad reconoce a Rafael de Talavera, Pedro Aragón y los hermanos Jiménez

Antonio J. Guerrero
ANTONIO J. GUERRERO

La ciudad de los dólmenes celebró ayer el 607 aniversario de su historia moderna, rememorando el 16 de septiembre de 1410, día en el que el Infante don Fernando reconquistó la ciudadela y se eligió a su patrona, Santa Eufemia, su primer alcaide, Rodrigo de Narváez y se le concedió el escudo de armas, representado por el Pendón de la ciudad.

Así, a mediodía, el Ayuntamiento organizó el acto de entrega de distinciones municipales de honor en el Día de la Ciudad en el antiguo templo de San Juan de Dios. En él, el alcalde Manuel Barón entregó tres Medallas de Plata de la Jarra de Azucenas (Café-Bar A la Fuerza, Ferretería Linde y Rojas 1892), una Medalla de Oro de la Jarra de Azucenas (Rafael de Talavera Quirós), y dos títulos de Hijos Adoptivos: uno para el ya ex director técnico del Patronato Deportivo Municipal de Antequera, Pedro Aragón, y otro para los hermanos José, Ramón y Bernardino Jiménez Jiménez.

Ya por la tarde, la iglesia de Santa María de Jesús acogió por primera vez la función votiva que los cabildos civiles y religiosos le dedican a su patrona desde 1410, siendo la misa más antigua que se celebra en la Diócesis de Málaga. Al terminar, procesión de regreso de Santa Eufemia a su templo, a quien se le ofrecieron 'candelas' en recuerdo de la época de la conquista y contó con el acompañamiento musical de la Banda del Santísimo Cristo de las Tres Caídas de Triana.

La jornada concluyó con la procesión de regreso de Santa Eufemia a su templo

El acto de distinciones

El primer grupo de galardones fue para tres comercios centenarios que recibieron la Medalla de la Jarra de Azucenas de Antequera: el establecimiento de moda Rojas 1892, la Ferretería Linde y el Café Bar A la Fuerza, por sus 125, 120 y 100 años de actividad en la ciudad. Como dijo el alcalde: «Se trata de tres históricos establecimientos antequeranos que, además, sirven como ejemplo de superación, adaptación y renovación comercial».

Desde Rojas 1892 agradecieron el respaldo de generaciones de antequeranos, de personas de la comarca y de los turistas que ya son parte del día a día y de la actividad comercial. Mientras que por Linde, se mostraron muy agradecidos. Y por A la Fuerza, recorrieron sus vivencias históricas en la transformación y adaptación a los tiempos del negocio.

Luego vino la distinción de oro para Rafael de Talavera Quirós, quien «sin lugar a dudas he de manifestar mi enorme agradecimiento a la Corporación Municipal, al Tribunal de Honores y Distinciones, y de manera especial al señor Alcalde Presidente, mi buen amigo don Manuel Barón Ríos, por esta importante y destacada distinción, totalmente inesperada por mí, que me llena de satisfacción». Perteneciente una familia histórica en la que siempre han estado ligados a los escribanos públicos y notarios, él tras ser funcionario del Estado, se dedica investigar sobre las raíces familiares de la ciudad.

Por último, los hijos adoptivos, primero Pedro Aragón, hasta hace unas semanas, director del Patronato Deportivo Municipal el cual «ha desarrollado su labor como funcionario del Ayuntamiento de Antequera en nuestra ciudad siendo el primer gestor deportivo de Antequera y uno de los primeros de Andalucía consiguiendo que nuestra ciudad, tras décadas de dedicación y rigor profesional, aspire a ser Ciudad Europea del Deporte», destacó la lectura de la concesión.

La última fue para los Hermanos Jiménez, José, Ramón y Bernardino, quienes tras nacer en Loja, se desplazaron con sus padres a Antequera para estudiar y conseguir con sus empresas el despegue del sector del campo de la vega antequerana y de los hoteles con las nuevas promociones turísticas, con sus iniciativas Alsur de conservas vegetales, el Grupo Antequera Golf y Novedades Hortícolas.

Para el mayor de los hermanos: «Yo me siento antequerano, llegué con 9 años y voy a cumplir 65, o sea, he pasado aquí toda mi vida prácticamente». Ramón recuerda por qué se trasladaron a Antequera: «Creo que fue porque vivíamos en pleno campo, en medio de la sierra de Loja y Montefrío y no había colegios ni nada y mis padres tuvieron la idea de venirnos para acá buscando el colegio de los Salesianos donde estudiamos los tres y donde tenemos un gran recuerdo del colegio». Ramón puso la anécdota del cuando dijo que «Si Cristóbal Colón descubrió América, Perú lo había hecho con Pepe», su hermano que ha montado dos fábricas con la quinoa como último referente en el campo.

De generación en generación

Para terminar, intervino el alcalde Manuel Barón, quien reconoció la labor del comercio tradicional, patrimonio también de la ciudad al pasar de generación en generación, la peculiaridad de las iniciativas de los abuelos que hoy recogen los nietos con nuevas formas de emprender. Destacó la labor de Rafael de Talavera que recoge la última distinción de su entrañable amigo Juan Manuel Moreno. Deseó conseguir ser Ciudad Europea del Deporte tras las últimas gestiones de Pedro Aragón. Y se congratuló del empleo que crean lo hermanos Jiménez y sus iniciativas pioneras. Y antes de la interpretación de los himnos de Andalucía y España, Barón invitó terminar de vivir el Día de Antequera y seguir trabajando por su amor a Antequera, como dejó dijo el Infante don Fernando allá por 1410.

Fotos

Vídeos