La plataforma pro Hospital volverá a movilizarse si no abren los quirófanos en septiembre

Imagen de archivo de una de las últimas movilizaciones. :: sur/
Imagen de archivo de una de las últimas movilizaciones. :: sur

Exigen a la Junta, al Ayuntamiento de Cártama y a Endesa que cumplan con los plazos prometidos hace tres años

FERNANDO TORRES

Los mismos ciudadanos que en su día se manifestaron para que se abriera el Hospital del Guadalhorce se han cansado de esperar a que las administraciones se pongan de acuerdo. La plataforma pro-hospital emitió ayer un contundente comunicado en el que amenaza con volver a convocar movilizaciones ciudadanas si los quirófanos y el área de hospitalización no se abren en septiembre tras más de un año de retraso con respecto a lo establecido. La apertura de esta última fase del centro sanitario depende de la creación de una nueva línea eléctrica cuya construcción se firmó en el 2015 con el límite de ejecución fijado en 2017. La plataforma pide en su misiva a la Junta de Andalucía, al Ayuntamiento de Cártama y a Endesa que se pongan manos a la obra para poner fin a esta espera «incomprensible».

El portavoz del colectivo, Miguel Esteban Martín, asegura en el comunicado que «las más de 40.000 intervenciones quirúrgicas que se demandan cada año en el Guadalhorce no pueden esperar más». Además, recuerda que «queda más del 70% de la obra sin ejecutar».

La situación de la línea eléctrica es extremadamente compleja. El Plan Especial original para la construcción del Hospital, aprobado en el 2003 de forma inicial, no contemplaba esa red alternativa, por lo que cuando el centro se puso en funcionamiento y vieron que la corriente era inestable no pudieron construirla directamente por carecer del permiso pertinente. Fue entonces cuando se firmó el convenio de 2015, que requiere de una serie de enrevesados pasos administrativos que llevan desde entonces rebotando en los despachos sin que Endesa pueda finalizar la intervención. Para construir la línea hay que modificar dicho plan, un paso muy lento que ya ha dado el Ayuntamiento de Cártama y está la espera de ser ratificado por la Junta de Andalucía (todavía dentro de plazo). Sin la confirmación autonómica, el Consistorio no puede dar licencia de obra a Endesa para acometer el grueso del tendido.

Mientras que el proceso legal ha ido avanzando a paso lento, la compañía Eléctrica ha realizado las intervenciones que ha podido a base de sortear restricciones, como una modificación en la subestación de Villafranco del Guadalhorce (Alhaurín el Grande) y el levantamiento de varias torres de alta tensión en aquellos puntos que no dependen del Plan Especial. Según explicó ayer a SUR un portavoz de la empresa, están «preparados» para intervenir en cuanto cuenten con todos los permisos. «Ya tenemos nuestra parte hecha y estamos listos para comenzar los trabajos en cuanto nos autoricen». El plazo de la parte restante es el que llevan anunciando desde el principio: «Tres meses».

Esta falta de coordinación entre administraciones es «incomprensible» para los miembros de la plataforma, «y más siendo una obra de utilidad pública». Por su parte, la Junta de Andalucía aseguró ayer a raíz del comunicado que es a Endesa y al Ayuntamiento a quienes les toca mover ficha. «La consejería está ya coordinando todo para cuando esté la línea». Por parte del Ayuntamiento decidieron no hacer declaraciones al respecto.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos