La plataforma de afectados por la alta tensión en Alhaurín de la Torre pide que se hagan las mediciones que les prometieron

Una torre de alta tensión en medio de una urbanización./Fernando Torres
Una torre de alta tensión en medio de una urbanización. / Fernando Torres

El Ayuntamiento asegura que hay «voluntad política» y solicita al colectivo que precise dónde deben hacerse los análisis pertinentes

Fernando Torres
FERNANDO TORRES

Que Alhaurín de la Torre ha crecido urbanísticamente es un hecho constatable tan solo con pasear por sus interminables urbanizaciones. El extrarradio del municipio ocupa lo que antaño eran parcelas olvidadas, campo y explanadas vacías. El resultado de esta evolución ha derivado en una problemática que propició el nacimiento de una plataforma ciudadana en el año 2012:la de los afectados por las líneas de alta tensión. Este colectivo, tras ver cómo sus reivindicaciones se han ido olvidando, pide ahora que el Ayuntamiento haga las mediciones a las que se comprometió en abril del año 2014, con las que determinar el riesgo real al que están expuestos los vecinos por cuyas casas pasan líneas de alta y media tensión.

Desde que la plataforma nació hubo mucho movimiento en torno a sus peticiones. Más de treinta vecinos participan activamente en el colectivo desde entonces, que además ha conseguido hacerse con numerosos seguidores a lo largo de estos años. La Junta de Gobierno Local aprobó así en abril del 2014 dar apoyo institucional a estas reivindicaciones vecinales y pedir a Red Eléctrica de España (REE) que realizara una serie de mediciones para elaborar posteriormente un informe en el que abordar si era necesario soterrar la línea o desplazarla del recorrido actual.

Este procedimiento lleva desde entonces paralizado según explica a SUR un portavoz de la plataforma. Por otro lado, fuentes municipales aseguran que, actualmente, son los miembros de la asociación los que deben mover ficha y especificar qué puntos son los que están afectados y cuáles hay que medir para enviar así la petición a REE, a pesar de que ya han señalado las áreas más afectadas desde que se concibió la plataforma (en el mismo informe de la Junta de Gobierno Local, al que SUR ha tenido acceso, se especifica que se trata de las urbanizaciones Pinos de Alhaurín, Viñagrande y el Alamillo).

Evaluación y burocracia

En la evaluación de los campos electromagnéticos es actualmente el quid de la cuestión, que parece haberse perdido entre las densas fronteras de la burocracia. Cuando el Ayuntamiento se comprometió a realizar las mediciones, la plataforma pidió presupuesto a la Universidad de Málaga para que realizara un informe independiente costeado por el Ayuntamiento, que fue rechazado por su elevado coste. Tras este episodio, el Consistorio sostiene que debe ser FEEquien realice las pertinentes mediciones como un primer paso para evaluar la problemática, algo que, según la plataforma, nunca ha sido rechazado por su parte.

Este periódico ha recorrido parte del trazado de alta tensión que está próximo a las viviendas de Pinos de Alhaurín. Con un medidor portátil facilitado por la propia plataforma –que dista mucho de la precisión con la que los responsables de la compañía podrían actuar–, se puede comprobar que el campo electromagnético es mayor a lo recomendado por la Organización Mundial de la Salud, pero está por debajo del máximo permitido por la ley que regula estas emisiones en España.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos