La Protectora de Málaga rescata a una pastor alemán con tres crías abandonada en El Chorro

La perra, en el refugio que se había construido /SUR
La perra, en el refugio que se había construido / SUR

«Necesitábamos sacarla de allí antes de que lloviera», explicaban Ángeles y Javier, dos excusionistas que la encontraron el domingo

Ángel de los Ríos
ÁNGEL DE LOS RÍOSMálaga

Ángeles y Javier disfrutaban de una ruta por El Chorro, como cualquier otro domingo, para darle un paseo al aire libre con Trufa. A esto que su perrita de aguas, comienza a seguir un rastro y da, tras unos matorrales, con lo que parece ser otro animal. «Era un pastor alemán, empezó a gruñir y se puso violenta», recuerda Vicente Javier Rodríguez, y era normal: acababa de tener ahí mismo a sus tres cachorros «y quería defenderlos».

Allí estaban estaba la perra y su camada, en la zona de los embalses a escasos 500 metros del Kontiki, un pequeño restaurante que ahora cerrado. Aquello ocurría este fin de semana. Tras la petición de ayuda de Javier en las redes sociales, y casi una semana de espera, este mismo martes por la tarde, la Protectora de Animales de Málaga ha podido rescatar al animal con sus tres cachorros, con la colaboración de la Policía de Campillos y los guardas forestales del Guadalteba. «Gracias a esta gente tan profesional ya tiene un hogar». Esta jornada se decretaba la alerta amarilla en la zona, con peligro de lluvia y fuertes vientos, el peor miedo de Ángeles y Javier cuando la encontraron.

«El Seprona no tenía medios para ir a recogerla, de momento», explicaba Javier desesperado a este medio. Asociaciones como La Sonrisa Peluda, Lobi Siempre Fiel de Archidona o la Residencia Canina Paraíso quisieron tenderle la mano, aunque no tenían sitio para la acogida. Tras el rescate, cuenta Carmen Manzano, presidenta de la Protectora de Málaga, serán llevados a la Protectora Palevlas, en Marbella, que parece tener la posibilidad de hacer un hueco. «Estábamos en un sin vivir, pensando que estaba allí a la intemperie sin que nadie la ayudara, solo porque un desalmado quiso abandonarla», decía Javier, que esta misma tarde pasó a visitar a la mamá que, por cierto, ya tiene nombre: desde hoy es Maya.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos