Piden 15 años por prender fuego a la vivienda donde dormía su mujer y cuatro hijos en Archidona

Piden 15 años por prender fuego a la vivienda donde dormía su mujer y cuatro hijos en Archidona

La defensa pide la absolución al entender que no tiene nada que ver con los hechos y que existen sospechas de que fuese una gamberrada de unos chicos

EFEMálaga

Un hombre se enfrenta a una petición fiscal de quince años de prisión por prender fuego presuntamente al domicilio familiar como represalia a la separación que había iniciado su pareja, mientras su mujer y cuatro hijos, con edades comprendidas a 11 años y 2 meses, dormían.

El juicio ha comenzado hoy en la Audiencia Provincial de Málaga y el acusado no sólo ha negado ser el autor del incendio sino que ha asegurado que es falso que se estuvieran separando, y ha alegado que mintieron para poder conseguir ayudas sociales ya que tenían deuda con la compañía eléctrica de más de 1.200 euros.

El procesado ha explicado al Tribunal que lleva veinte años con su mujer y que quitando una ocasión que fue infiel porque "soy hombre y lo hice mal", nunca ha tenido problemas ni con su mujer ni con sus hijos.

Ha pedido disculpas por mentir sobre que se habían separado pero ha argumentado que tenían una deuda con Endesa y fue para pedir una ayuda social.

El fiscal ha mantenido en el juicio, pese a la declaración del acusado, que la pareja tenía problemas y que se habían separado temporalmente, por lo que considera que el incendio se debió al "conflicto matrimonial".

Según la acusación pública, el acusado el 6 de marzo de 2016, sobre las 2.21 horas, acudió a una gasolinera con un primo suyo y compró una garrafa con 3,45 litros de gasolina y, acto seguido, a bordo de un vehículo se dirigió al núcleo urbano de la localidad malagueña de Archidona sin que conste que su familiar supiera el propósito que tenía el encausado.

Una vez en el domicilio "en represalia" por la actitud de la mujer vertió la gasolina en la puerta de la vivienda y originó un fuego que tuvo que ser apagado por los vecinos con cubos de agua para evitar la propagación del mismo y la intoxicación de la mujer y los hijos menores.

Tras desplazarse las fuerzas policiales y los bomberos localizaron en el suelo un tapón de plástico de color rojo, que coincide con el de la garrafa que compró el procesado, según las imágenes de seguridad de dicha estación de servicio.

El acusado ha recogido que compró la gasolina el día del incendio pero ha alegado que la compró porque es talador y necesitaba combustible para su motosierra.

Durante la declaración de la mujer, que ha comparecido en calidad de testigo, ha confirmado que su marido es talador y que trabaja en una empresa familiar y ha insistido en que no sospecha de su esposo porque "es un padre ejemplar" y nunca han tenido problemas.

Ha mantenido la tesis de su marido de que nunca estuvieron separados y que mintieron para conseguir una ayuda social pero el magistrado presidente la ha alertado de las consecuencias de mentir, ya que puede producirse una "desgracia", aunque ella ha insistido en su versión.

Debido a ello, el magistrado le ha explicado que él tiene obligación de advertirle "para que no pasen las cosas que pasan y que los hijos no sufran las consecuencias de los actos de los mayores".

El fiscal considera que los hechos son constitutivos de un delito de incendio mientras que la defensa, ejercida por la letrada Fátima Molina, pide la libre absolución de su cliente al entender que no tiene nada que ver con los hechos y existen sospechas de que fuese una gamberrada de unos chicos ya que en fechas anteriores habían ocurrido hechos similares en el municipio.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos