La Guardia Civil toma declaración a los familiares de los implicados en la reyerta de Coín con dos muertos

Gotas de sangre en el lugar de la reyerta. / EFE

Hubo cuatro coches y una casa destrozados y se ha puesto bajo protección policial a algunas personas

Juan Cano
JUAN CANOMálaga

La noche ha transcurrido en Coín en un clima de calma tensa tras la multitudinaria reyerta que tuvo lugar ayer por la tarde entre dos familias de etnia gitana en la barriada de la Fuensanta, en Coín.

El balance de la jornada de ayer es el siguiente: dos muertos (dos hermanos pertenecientes a uno de los clanes de 63 y 50 años); otros dos hombres hospitalizados con heridas de arma blanca (uno de ellos miembro de esta misma familia y el segundo, del otro clan implicado); otros tantos heridos leves (aún no se puede precisar el número exacto) con contusiones, erosiones o esguinces sufridos durante la turba; cuatro coches y una casa destrozados, y varios contenedores quemados.

La pelea provocó destrozos en coches y casas.
La pelea provocó destrozos en coches y casas. / EFE

Más de 30 agentes uniformados de la Guardia Civil y una decena de efectivos de la Policía Local han permanecido desplegados durante la noche en la barriada de la Fuensanta para evitar nuevos incidentes y represalias de la reyerta, como los que sucedieron ayer a última hora del día. Según ha podido saber SUR, además del incendio de un coche, otros tres vehículos acabaron completamente destrozados a golpes, con todos los cristales rotos y la carrocería llena de abolladuras.

También se produjo un allanamiento en la vivienda de uno de los clanes, que acabó igualmente destrozada, de ahí que anoche se decidiera poner bajo protección policial a los familiares de los implicados.

Mientras tanto, por los cuarteles del Guadalhorce fueron desfilando durante la noche los familiares de los implicados para prestar declaración sobre lo sucedido con el fin de aclarar el origen del incidente y, sobre todo, determinar la autoría de los apuñalamientos.

Al parecer, los dos heridos de arma blanca que permanecen ingresados en sendos hospitales malagueños se encuentran bajo custodia policial a la espera de aclarar su grado de participación en los hechos.

Aunque aún se desconoce el detonante de la multitudinaria reyerta de ayer, en la que participaron más de 20 personas, lo que sí parece claro es que el enfrentamiento no es nuevo, sino que es producto de viejas rencillas entre ambos clanes familiares.

Noticias relacionadas

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos