El paso por el Arco de Felipe V, cerrado al tráfico de forma definitiva

El tránsito de peatones, sobre todo turistas, y vehículos en este punto era complicado.  v. melgar /
El tránsito de peatones, sobre todo turistas, y vehículos en este punto era complicado. v. melgar

La medida persigue evitar que se use como desvío alternativo por el inicio de las obras de mejora de saneamiento en el Puente Nuevo

VANESSA MELGAR RONDA.

Desde este pasado jueves ya no se puede pasar en coche por el Arco de Felipe V. El Ayuntamiento ha decidido cerrar este punto al tráfico rodado para evitar que se use como desvío alternativo, coincidiendo con el inicio, este lunes, de las obras de mejora de las redes de saneamiento, pluviales y abastecimiento de agua en el Puente Nuevo. No obstante, la medida tendrá carácter definitivo, es decir, que no se volverá a poder circular con vehículos motorizados por el monumento, ya que se trata de uno de los puntos que se incluye en la estrategia de movilidad sostenible para el conjunto histórico de la ciudad del Tajo en la que está trabajando el Ayuntamiento, con distintos colectivos. «Es una cuestión de seguridad, no queremos que los conductores lo tomen como un atajo, no puede convertirse en una alternativa», comentó la edil de Tráfico, Francisca González.

Las obras en el Puente Nuevo comienzan este lunes, a las 8.00 horas, por lo que este monumento también quedará cerrado totalmente al tráfico durante 40 días. Según dijeron González y el subsinspector de la Policía Local, Miguel Valle, el tráfico, en sentido barrio de San Francisco, se cortará en la plaza de España, y se desviará por la calle Villanueva. Si fuese necesario, también se podría cortar a la altura de la Alameda y desviarlo por Mariano Soubirón.

Desde el barrio de San Francisco, será necesario tomar la circunvalación. Se podrá acceder a la calle Armiñán, hasta el Ayuntamiento. González y Valle pidieron usar el aparcamiento del Castillo a los padres y madres de alumnos para acudir al colegio. Sí se permitirá el paso a residentes, en ambos casos, y a otros usuarios.

Paralelamente, el Ayuntamiento empezará a aplicar otras medidas de la estrategia de movilidad sostenible, como el cambio de las señales de tráfico, adecuándolas al entorno y mejorando su ubicación.

En el aire todavía esta la medida que afectará al Puente Nuevo, la que ha generado más polémica, y rechazo, y que no ha sido consensuada. La edil de Tráfico indicó que próximamente hará una propuesta que tendrá que ser debatida con todos los colectivos implicados. Al parecer, ésta podría consistir en el cierre parcial del tráfico, en determinadas franjas horarias, permitiendo el paso de residentes y otros.

El Ayuntamiento ya ha puesto en la calle un folleto informativo para explicar su defensa de la estrategia de movilidad sostenible. Se prevé disminuir el tráfico y aumentar, casi duplicar, la superficie peatonal. Sobre el Puente Nuevo, vecinos, del Barrio y la Planilla, entre otros, constituidos en una plataforma, piden una alternativa urbana.

Fotos

Vídeos