Los padres de Lucía confían en la investigación, aunque sin descartar «ningún supuesto»

Los padres de la menor durante el entierro de la pequeña. / EFE

La familia de la pequeña de tres años se persona en la causa como parte en el proceso judicial abierto por la muerte de la niña

Alvaro Frías
ALVARO FRÍAS

Mientras las pesquisas sobre la muerte de la niña de tres años Lucía Vivar Hidalgo, cuyo cuerpo sin vida fue encontrado junto a las vías del tren de la línea de Cercanías que une Málaga con Álora, continúan su curso, los padres de la pequeña han querido mostrar su apoyo a los agentes de la Guardia Civil que llevan el caso. Los familiares insisten en que confían en la investigación, aunque sin descartar ningún supuesto sobre lo que pudo haber ocurrido.

Son las primeras palabras públicas de los familiares, que se producen justo una semana después de que se hallara el cuerpo de la pequeña. Lucía desapareció de un bar en Pizarra situado junto a las vías del tren, cuando se encontraba en una cena con sus familiares. Tras casi ocho horas sin saber nada de ella, su cadáver fue hallado por un maquinista de Renfe en la línea del ferrocarril, cuando cubría el trayecto de Álora hacia la capital malagueña.

Mediante un comunicado, los familiares anunciaron ayer que se han personado oficialmente como parte en el proceso judicial abierto en el Juzgado de Instrucción número 10 de Málaga, que es el que se encarga de la investigación de todo lo relacionado con la desaparición y el fallecimiento de la pequeña. Para ello, han designado como representante legal a una abogada, responsable del departamento de Derecho Penal del despacho Ley 57 Abogados, en su sede de Alhaurín el Grande, localidad en la que residen los padres de Lucía.

Noticias relacionadas

En el comunicado, firmado por la familia y la letrada, quien actuará también como su portavoz, se expresa la «total confianza en los medios oficiales desplegados para la investigación de todos aquellos puntos oscuros» que se han hallado o puedan encontrarse. Al respecto, se apunta que no se descarta ningún supuesto ni responsabilidad, «teniendo la intención de llegar a obtener un conocimiento real de lo ocurrido».

Hay que recordar que, desde el hallazgo del cadáver, la principal hipótesis que mantienen los investigadores apunta a una muerte accidental de Lucía. Ésta consideraría que la menor se despistó mientras jugaba, siguió la vía del tren desorientada a lo largo de tres kilómetros hasta que se cansó y se acurrucó en la vía. Tras ello, es cuando la pequeña podría haber sido golpeada por el tren.

Traumatismo craneal

La autopsia que se le practicó al cadáver reveló que la niña de tres años había fallecido por un traumatismo craneal y que su cuerpo no presentaba otras lesiones, aunque sí restos de grasa. Estos resultados serían compatibles con la hipótesis de la muerte accidental por el golpe del tren, además de que unas cámaras de seguridad la grabaron andando sola por las vías del tren muy cerca del lugar donde desapareció en Pizarra.

La familia envía un mensaje de agradecimiento por las muestras de cariño y apoyo recibidas

Sin embargo, todas las líneas de investigación permanecen abiertas. Y es que aspectos como el hecho de que la niña apareciera a tres kilómetros del lugar en el que se le pierde el rastro y que, justo en el punto en el que apareció el cuerpo, haya una vereda que da acceso desde la carretera a las vías del tren levantan las sospechas de los agentes.

Para el avance de la investigación, los guardias civiles no dejan de mantener entrevistas con testigos, analizan el tren y han recorrido el camino que habría hecho la pequeña. Pero al no ser concluyente la autopsia realizada en el IML, se está a la espera de un informe definitivo con resultados sobre diversas pruebas, como toxicológicas, realizadas a la niña.

La familia no ha querido dejar pasar la ocasión para mostrar su agradecimiento a los vecinos de Pizarra, Álora y Alhaurín el Grande, así como a sus autoridades, por el apoyo que le han brindado «en estos duros momentos» y las muestras de cariño: «No hay palabras suficientes que pudieran demostrar el enorme apoyo que ha supuesto contar con todos ellos».

Ese agradecimiento también va dirigido a todos aquellos que participaron en la búsqueda de la pequeña, durante la que se hicieron batidas en las que ayudaron más de 600 personas. Asimismo, lo hacen extensible a los agentes de la Guardia Civil que se encargan de las pesquisas para esclarecer lo ocurrido aquella noche.

Fotos

Vídeos