La oposición recibe «sin sorpresas» la alineación de la alcaldesa con el PP

F

torres. La alcaldesa de Alhaurín el Grande, Toñi Ledesma (actualmente presidenta de la formación independiente X Alhaurín), anunció el pasado fin de semana su intención de volver al Partido Popular de cara a las elecciones municipales de 2019. Según expuso a este periódico, las conversaciones con el PP están muy avanzadas, tal y como confirmaron ayer fuentes de la organización provincial del partido. La noticia no ha causado sorpresa en los grupos de la oposición, aunque los portavoces la han tachado de una estrategia para tratar de recuperar la mayoría absoluta que una vez imperó en el municipio.

X Alhaurín fue fundado por Juan Martín Serón, exalcalde del municipio condenado por corrupción, cuando el Partido Popular no aprobó su regreso a la política tras un año de suspensión. En aquel momento, los diez concejales del PP se pasaron a la nueva formación, y el Ayuntamiento se quedó con un único asiento para los populares, ocupado durante un tiempo por María Fernández, que fue expulsada de la formación por apoyar a Izquierda Unida en la conocida moción de censura fallida que actualmente está en los tribunales.

Fernández, actualmente en el grupo de no adscritos, recuerda en declaraciones a SUR que fue la corrupción de Serón la que hizo que el PP y el actual equipo de Gobierno se dividieran. Considera que la alineación de Ledesma con los populares es un intento de dar un paso atrás, aunque le augura poco futuro: «Estoy segura de que a los alhaurinos es muy difícil engañarlos y por el bien de nuestro pueblo no lo permitirán», concluye.

El resto de formaciones (Izquierda Unida, Alternativa Socialista Alhaurina y PSOE) aseguran que el anuncio de la alcaldesa era un secreto a voces y que es una estrategia encaminada a mantener la posición preferente. Los socialistas recuerdan que el presidente de honor de X Ahaurín es Serón, «un condenado por corrupción».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos