La oposición se opone en bloque a los presupuestos municipales de 2018 en Alhaurín el Grande

Los grupos señalan la falta de diálogo previo para elaborar el documento y lo tildan de «continuista» y falto de apuestas por un nuevo tipo de localidad

Fernando Torres
FERNANDO TORRES

El pleno del Ayuntamiento de Alhaurín el Grande celebrado ayer giró en torno a un único punto en el orden del día: el debate y votación de los presupuestos municipales para el año 2018. La oposición rechazó de manera conjunta el documento presentado por la alcaldesa de la localidad, Antonia Ledesma (Por Alhaurín), que contemplaba una inversión de 24 millones de euros, dos más que el ejercicio anterior. El voto decisivo estaba en manos de María Fernández, la edil del Partido Popular que rompió el pacto de gobierno con el partido mayoritario, Por Alhaurín, y que mantiene la portavocía de la formación municipal a pesar de haber sido expulsada de la militancia por apoyar la moción de censura llevada a cabo por Izquierda Unida. Fernández votó en contra de los presupuestos.

En la defensa del reparto monetario, el portavoz del equipo de Gobierno, Víctor Romero, defendió durante el pleno que se trata de un presupuesto que representa una apuesta «clara» por la inversión, «con un aumento de un 42.89%, financiando el 58% de las inversiones con recursos propios». A su vez, sostuvo que todas estas inyecciones de capital se han planificado «bajo el prisma del respeto al medio ambiente, con visión de futuro y redundando en el bienestar de los vecinos y atendiendo a criterios solidarios, educativos y culturales sin olvidar a los distintos sectores económicos del municipio».

Todos los representantes de la oposición se opusieron al reparto propuesto por el equipo de Gobierno: PSOE, Izquierda Unida, los socialistas de Ashal y la edil no adscrita. Por su parte, la edil del PP, votó en contra por una «manifiesta falta de diálogo». «Se creen que siguen en mayoría y no hay consenso ni diálogo». Además, señaló que los presupuestos «no son creíbles», y subrayó la necesidad de «trabajar por el pueblo».

Ashal fue el único grupo que presentó una enmienda, precisamente al proyecto estrella de la alcaldesa, la construcción de un nuevo centro ocupacional. Según el portavoz de este partido, Antonio Cárdenas, se debería destinar esa partida, de 1,5 millones de euros, a la mejora de las carreteras. La portavoz de Izquierda Unida, Teresa Sánchez, señaló de igual manera la «falta de un proceso de negociación previo», motivo que también esgrimieron desde Ashal. Sánchez subrayó «la falta de inversión en turismo, en medio ambiente y en un nuevo modelo de pueblo».

Desde el PSOE del municipio, Luis Guerrero apuntó a la misma falta de «voluntad real de negociación». De igual manera, aseguró que Ledesma y su equipo confiaban «en la falta de un concejal socialista que está de viaje» para que le cuadraran los votos. En cuanto a los presupuestos, los tildaron de «continuistas y faltos de apuestas para el futuro».

Por su parte, Ledesma cerró el pleno criticando el fondo partidista de la votación en contra: «No se puede tirar por la borda el trabajo de tantas personas, las inversiones para nuestro municipio, ni la mejora del bienestar de nuestros vecinos solo por una cuestión política; el trabajo está hecho y aprobarlo es responsabilidad de todos». Recordó que, por la distribución de la cámara, no hacía falta ningún voto a favor sino «una abstención responsable».

Fotos

Vídeos