El nuevo hospital contará con una pasarela elevada como acceso peatonal

La infraestructura se prevé construir sobre la carretera entre la ciudad del Tajo y Gaucín.  v. melgar
La infraestructura se prevé construir sobre la carretera entre la ciudad del Tajo y Gaucín. v. melgar

El Ayuntamiento de Ronda considera inviable el paso subterráneo ya que afectaría canalizaciones de luz, gas y aguas residuales

VANESSA MELGAR ronda.

Para ir, andando, al nuevo hospital de Ronda, al Hospital de la Serranía de Ronda, sus usuarios tendrán que cruzar una pasarela elevada sobre la carretera que une la ciudad del Tajo con Gaucín, en la zona en la que se habilitó un paso de peatón provisional para permitir el acceso a pie a las instalaciones sanitarias que el municipio y su comarca natural han esperado más de 20 años y que abrieron sus puertas, tras completarse el traslado desde el Hospital Comarcal, durante el pasado mes de abril con una inversión, entre la construcción y el equipamiento, de más de 50 millones.

La infraestructura, que cuenta con todas sus habitaciones individuales, aún tiene flecos pendientes como el acceso peatonal. Según anunció esta semana uno de los portavoces de la Plataforma nuevo hospital ¡¡ya!!, Agustín Rubira, un ente integrado por sindicatos y asociaciones de Ronda y la comarca natural que nació para reivindicar la finalización de las obras y la entrada en servicio y que continúa activo denunciando las deficiencias, a su juicio, que presenta el nuevo hospital, finalmente éste contará con una pasarela elevada y no con un paso subterráneo, como se había previsto inicialmente.

El concejal de Obras y Urbanismo del Ayuntamiento de Ronda, Francisco Márquez, confirmó el cambio en el proyecto y argumentó que, tras la visita a la zona de los técnicos municipales, se ha constatado la existencia de distintas canalizaciones de aguas residuales, luz y gas, lo que hace «inviable» habilitar un paso subterráneo.

Cabe destacar que la Diputación Provincial de Málaga anunció recientemente que financiaría el paso subterráneo con hasta 200.000 euros, mientras que el Ayuntamiento se encargará de la redacción del proyecto. El coste, igualmente, estimó Márquez, de la pasarela se ceñirá a esta cantidad económica. El concejal no habló de plazos, aunque desde la Plataforma se apuntó a un período de cuatro meses. Rubira lamentó que no se haya detectado antes esta problemática, ya que la Plataforma ha defendido el paso subterráneo como la opción más segura.

Traslados en ambulancias

«La pasarela irá justamente donde está el paso de peatones y parece, según nos dijeron desde el Ayuntamiento, que podría tener una pendiente de en torno al 5%», dijo Rubira, apuntando a personas con discapacidad. La Plataforma también ha demandado al Ayuntamiento la construcción de un paso peatonal que conecte la Planilla con la pasarela, puesto que se trata, dijeron, de una vía urbana y que por tanto la competencia es del Ayuntamiento.

En general, haciendo balance sobre el funcionamiento del nuevo hospital, Rubira habló de un «magnífico» hospital en el que el personal, a grandes rasgos, «está satisfecho, aunque sigue habiendo temas que nos preocupan». En primer lugar, desde la Plataforma volvieron a denunciar el traslado de pacientes en ambulancia dentro del mismo hospital. «La planta baja no está comunicada con el resto del hospital con ascensores con capacidad para camillas. Si un usuario necesita ir a otras plantas, hay que trasladarlo en ambulancia», denunció Rubira que habló de «una chapuza más». «Todas estas chapuzas cuestan dinero y ese dinero es dinero público», reiteró, indignado, el portavoz.

Desde el Área de Gestión Sanitaria Serranía de Ronda dijeron, a finales de mayo, que se está redactando el proyecto para instalar un ascensor y que las obras podrían comenzar en el plazo de un mes.

Otro de los problemas que denunció Rubira se refiere a los horarios de los autobuses urbanos e interurbanos que no se adaptan, a su juicio, a los horarios de los profesionales, estudiantes de la Escuela de Enfermería, que hacen sus prácticas en el nuevo hospital, y de los usuarios en general. Por ello, dijo que mantendrá una reunión con el gerente del Área a fin de proponer un convenio con una empresa de transporte que solucione el problema, detectado sobre todo a las 8.00 y a las 15.00 horas. Sobre los interurbanos, dijo que los alcaldes de Arriate, Cañete La Real y El Burgo han manifestado su malestar con el servicio de comunicación con el nuevo hospital.

Otras quejas se concretan en el sistema de aire acondicionado, muy frío en algunas zonas; la ausencia de un telemando de radiodiagnóstico y del equipo de resonancia nuclear magnética; y el servicio de cocina que sigue estando en el antiguo hospital. «Se traen las raciones suficientes, incluso más, pero puede haber problemas», afirmó Rubira al respecto. Por último, apuntó a la necesidad de ampliar la plantilla de los profesionales de la limpieza y de habilitar un segundo acceso por carretera al nuevo hospital, entre otros.

Fotos

Vídeos