La modernización de los riegos del Guadalhorce levanta asperezas entre Gobierno y Junta

Reunión de los regantes con el subdelegado de Gobierno, Miguel Briones. /SUR
Reunión de los regantes con el subdelegado de Gobierno, Miguel Briones. / SUR

Briones pide que se inviertan los 2,2 millones pendientes del proyecto Acequias del Guadalhorce y Agricultura dice que no se han facilitado los suelos

AGUSTÍN PELÁEZ y FERNANDO TORRES

La red de riegos de la comarca del Guadalhorce no es precisamente un ejemplo de eficacia y eficiencia. Está repleta de fugas y en muchos campos se sigue regando por inundación en lugar a por goteo. Por ello, cualquier actuación dirigida a modernizar los mismos y evitar los escapes que se producen son siempre bienvenidas. Las infraestructuras pendientes son muchas, tanto por parte de las administraciones para actualizar los canales principales, como de los propios regantes en sus redes de distribución.

Entre las comunidades que han comenzado a dar pasos en esa línea se encuentra Acequias del Guadalhorce, que agrupa a un millar de agricultores con más de 1.000 hectáreas de cultivo (cítricos, hortalizas y aguacate) situadas en los municipios de Alhaurín el Grande, Coín y Cártama. Su proyecto fue declarado de interés general del Estado y perseguía la modernización de 1.182 hectáreas de regadío y exigía una inversión de 11,9 millones.

El problema es que todavía no ha concluido. Quedan por invertir 2,2 millones del proyecto original que corresponden a la Junta de Andalucía, lo que ha llevado al Subdelegado del Gobierno, Miguel Briones, ha señalado que el Gobierno andaluz no ha cumplido con su parte. La Junta, por su parte, se disculpa diciendo que comenzó a a hacer lo propio invirtiendo 342.000 euros, pero «desgraciadamente la comunidad de regantes no puso los terrenos necesarios a disposición para poder construir las balsas», según afirmó ayer el delegado territorial de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural, Javier Salas.

A pesar de ello, «la Junta de Andalucía ha ofrecido a esta comunidad de regantes que se acoja a las nuevas líneas de ayudas de mejoras y modernización de regadíos y se le ofreció las ayudas de la Sociedad Estatal de Infraestructuras Agrarias (SEIASA) con financiación al 90%, pero decidieron no solicitarlas», añadió Salas.

En tres partes

El proyecto prevé la sustitución de 30 kilómetros de acequias por tuberías enterradas, la construcción de dos balsas de regulación y dos estaciones de bombeo. Entre otros beneficios, el plan debe acabar con la pérdida de hasta un 40% agua.

El proyecto está redactado para ser ejecutado en tres partes. Los 9,7 millones invertidos por el ministerio se han destinado a las fases una y dos. En ellas se han ejecutado dos estaciones de bombeo, las redes de riego a presión con una longitud de 54 kilómetros, enterrada en su totalidad y ejecutada en tubería de polietileno de alta densidad, con diámetros que oscilan entre 90 y 630 milímetros para garantizar la eficiencia del sistema.

Además, para suministrar electricidad a las instalaciones de impulsión, se llevaron a cabo las actuaciones necesarias para ampliar las instalaciones de electrificación de la zona, adaptándolas a las necesidades que tendrá la red en el futuro, una vez finalice el plan.

La situación ha derivado en un cruce de acusaciones entre ambas administraciones. Tras la reunión con los regantes, Briones aseguró que el Gobierno, a través del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, ha invertido 9,7 millones de euros en las dos primeras fases del proyecto de modernización. «De poco sirve si la Junta no termina lo que le corresponde», apostilló. La inversión «millonaria» que se acometió hace unos años por parte del Estado para modernizar una parte importante de la red de regadíos del Guadalhorce «no ha repercutido para nada en la situación económica de los propios regantes, lo cual es inaceptable y una irresponsabilidad por parte de la Junta de Andalucía», apostilló el subdelegado de Gobierno.

Salas respondió a Briones esgrimiendo los Presupuestos Generales del Estado como prueba de que «Málaga es la antepenúltima provincia en inversiones». De igual manera, el delegado recordó que el Gobierno ha destinado «cero euros a la mejora de los riegos de Guadalhorce que son de su competencia», y destacó la falta de inversiones previstas para el recrecimiento de la presa de la Concepción «para aumentar la capacidad hídrica de la provincia».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos