La Meteorología se aprende mirando al cielo

Alumnos de El Pinar recogen datos de la estación de AEMET con el profesor Antonio Santiago/F. T.
Alumnos de El Pinar recogen datos de la estación de AEMET con el profesor Antonio Santiago / F. T.

Los responsables de la agencia visitan el centro durante la Semana de la Ciencia, unas jornadas divulgativas AEMET dota de nuevo equipamiento a la estación de medición instalada en el Colegio El Pinar

Fernando Torres
FERNANDO TORRES

Dejando atrás el patio se llega a la zona más elevada del colegio. Para ello hay que pasar junto al invernadero y al huerto exterior. Allí, en una zona sin construir, cubierta de césped, hay un rincón en el que los alumnos de El Pinar aprenden mirando al cielo y a su alrededor. Se trata de la estación meteorológica que lleva casi diez años instalada en el centro educativo, uno de los pocos de la provincia y Andalucía occidental que colabora con la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET).

Coincidiendo con la Semana de la Ciencia del centro, que finalizó el pasado viernes, dos responsables de AEMET acudieron al colegio para comprobar que el nuevo equipamiento, renovado hace escasas se manas, funciona correctamente y está calibrado. María del Carmen Romero y Guillermo Otero acompañaron a Antonio Santiago, profesor de Geografía e Historia y encargado del seguimiento y recogida de datos de la estación, así como de su gestión didáctica.

Tal y como explican los responsables, que estuvieron acompañados de María José Salom, directora del centro, el hecho de tener un punto como este en el colegio le permite participar en el procesado de datos meteorológicos de la agencia, pero sobre todo ayuda a que los alumnos comprendan una rama de la Geografía tan compleja como es la Meteorología. «Tenemos hecha una ficha en la que los alumnos van apuntando las variables que se miden en la estación», comenta Santiago. Cuando sube a comprobar los datos con los alumnos les invita a observar el entorno, el cielo, las nubes, las montañas y el tipo de vegetación «para conectarlo con la climatología».

De igual manera, los datos se utilizan para que los alumnos redacten un informe trimestral que publican en el periódico del centro, hablando sobre el tiempo que ha hecho y el que hará. «La estación está integrada en varios proyectos; uno de ellos está vinculado con el invernadero en que queremos comprobar la diferencia de temperatura dentro y fuera», añade.

Según explica Romero, para AEMET, emplazar las estaciones en centros educativos es una idea muy útil porque «fomenta la divulgación entre los jóvenes», que es uno de los principales objetivos de la agencia. Romero añade que ser colaborador de esta organización supone un «gran compromiso».

Semana de la Ciencia

Alumnos de todas las edades y etapas educativas, desde Infantil a Bachillerato, volvieron a tomar las instalaciones del centro para transformarlo en un gran laboratorio de divulgación científica en el que, un año más, 'tocar' fue la fórmula propuesta por el centro para que los alumnos experimentasen con el conocimiento. La octava edición de la Semana de la Ciencia finalizó el pasado viernes y los responsables consideran que fue «un éxito».

La fórmula se ha renovado este curso con actividades e invitados de prestigio, dando una especial importancia a la divulgación profesional, con figuras como la profesora e investigadora de la UMA Ana Grande y su curiosa propuesta 'zombie', o la presencia de técnicos de la Fundación Descubre, del Centro Principia, de la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología, el Consorcio Principia, la Fundación Descubre , la Sociedad Española de Bioquímica y Biología Molecular o la propia AEMET.

Los estudiantes también fueron protagonistas de esta semana. Junto a todas las instituciones participantes estuvieron los talleres y acciones 'amateur' que el alumnado llevó a cabo tras meses de preparación. El esfuerzo y la dedicación fue bien recibida por las decenas de alumnos de otros centros que acudieron a conocer las propuestas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos