Medio Ambiente descarta vertidos en el río Guadalhorce y atribuye a causas naturales la muerte de peces

Algunos peces que fueron encontrados muertos en la zona de Zapata. /SUR
Algunos peces que fueron encontrados muertos en la zona de Zapata. / SUR
Alhaurín de la Torre

Mantiene abierta la investigación, que apunta a que se trata de un episodio de falta de oxígeno por la disminución del caudal de agua

Fernando Torres
FERNANDO TORRES

La delegación de Medio Ambiente en Málaga considera que no hay ninguna circunstancia excepcional en el hallazgo de peces muertos en el cauce del río Guadalhorce. Así lo comunicaron ayer a este periódico fuentes del organismo que, tras haber realizado las primeras investigaciones, ha llegado a la conclusión de forma preliminar que se trata de un episodio «normal» en estas fechas por la disminución del caudal de agua y la subida de las temperaturas. Por ello, hicieron un llamamiento a la calma y descartaron riesgos de cualquier tipo para los habitantes de Zapata (barrio de Alhaurín de la Torre donde se observaron los peces) u otros núcleos de población cercanos.

La alerta la dieron algunos vecinos, que encontraron durante varios días seguidos peces muertos en diversos tramos del río. Además, pudieron observar que el color que de las aguas era «más turbias de lo habitual», según explicaron a este periódico. Por ello, presentaron un escrito a la Junta de Andalucía (Consejería de Medio Ambiente) a través del propio PSOE de la localidad, pidiendo que se efectuase una investigación para esclarecer las causas.

Las claves

El hallazgo.
Durante diez días, vecinos de Zalea (Alhaurín) observan peces muertos en el cauce del río Guadalhorce.
Investigación.
Medio Ambiente considera que se trata de un episodio natural ('anoxia' o disminución de oxígeno en el agua) y advierte de que podría producirse más a menudo.
Más allá del hallazgo.
La alerta generada pone en evidencia la necesidad de depurar las aguas del Guadalhorce.

El pasado miércoles, desde la Delegación no pudieron arrojar luz al hallazgo, pero ayer, tras los primeros análisis, los agentes medioambientales pudieron dar las claves de lo sucedido: están prácticamente convencidos de que se trata de «un episodio de 'anoxia' como consecuencia del aumento de la temperatura del agua y la disminución de caudal fluyente, lo que provoca una disminución de oxígeno en la misma». Al parecer, este tipo de casos son habituales en esta época del año, y «es fácil» que se repitan a lo largo de la estación.

De igual manera, tras las primeras observaciones, Medio Ambiente no ha detectado sustancias adicionales a las que ya descienden por el contaminado río Guadalhorce (sólo Alhaurín de la Torre depura sus aguas en la comarca), que hayan podido alterar la calidad del cauce de forma sustancial como para afectar a los peces.

Pese a ello, agentes de la delegación van a efectuar una evaluación prospectiva a lo largo del cauce del río realizar «por si hubiera alguna incidencia no detectada que pudiera aportar algún indicio de causalidad de la mortandad». En el caso de encontrar sustancias tóxicas o ilegales se tocarían muestras para determinar su procedencia y evaluar el riesgo que puedan suponer para la fauna del río.

El río Guadalhorce es una de las grandes asignaturas pendientes de Andalucía en materia de depuración de aguas De los municipios que componen la comarca (y vierten sus aguas al río), Alhaurín de la Torre es el único que las procesa. Por tanto, Pizarra, Cártama, Alhaurín el Grande, Coín y Álora tiran de la cadena directamente en el cauce. Esto supone una población de unos 100.000 habitantes.

Greenpeace emitió un informe lo considera uno de los 18 puntos negros de la región andaluza. Actualmente se está construyendo una EDAR para Coín, Pizarra y Álora, y existe una segunda intervención planteada para Cártama y Alhaurín el Grande pero nada se a desarrollado al respecto.

Más información

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos