La mala calidad del agua obliga a Fuente de Piedra a recurrir a camiones cisterna

Imagen del Ayuntamiento de Fuente de Piedra.
Imagen del Ayuntamiento de Fuente de Piedra. / Google Maps

El alcalde del municipio se ha reunido con la Consejería de Medio Ambiente para buscar la solución a una «situación muy preocupante»

Fernando Torres
FERNANDO TORRESFuente de Piedra

La sequía que afecta al interior de la provincia de Málaga ha hecho que el agua de los pozos que abastecen a Fuente de Piedra sea declarada como «no apta para el consumo humano». Así lo anunció ayer el alcalde del municipio, Francisco Hidalgo. El regidor publicó un bando en el que informaba a los vecinos que el agua del grifo «no es potable», aunque sí se puede utilizar para labores domésticas. Hidalgo explicó a SUR que la situación es «muy preocupante» ya que es el segundo verano consecutivo que se repite. Al igual que la vez anterior, el Ayuntamiento ha contratado los servicios de una empresa para que transporte agua en camiones cisterna con los que rellenar los depósitos.

Según los datos que maneja el regidor y las previsiones de los técnicos municipales, será necesario que las cubas se desplacen al municipio dos veces cada semana. El coste diario de dicho servicio es de 800 euros, por lo que el gasto municipal derivado de esta situación puede ascender a más de 6.000 euros mensuales.

El regidor explicó a este periódico que tras los años de sequía, los pozos «han bajado mucho». Esto ha hecho que las bombas succionen agua de zonas demasiado profundas, más de lo aconsejable. «Llevamos haciendo análisis durante todo el verano y los últimos datos recogen unos niveles muy altos de cloruro». Esto significa que el agua que llega al grifo de los más de 2.500 habitantes de Fuente de Piedra tiene demasiada sal como para garantizar que no sea perjudicial para la salud.

Hidalgo se ha reunido durante esta semana con la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía para buscar soluciones a este problema. A dicho encuentro también acudió Miguel Asensio, alcalde del municipio vecino de Humilladero. Asensio explicó a este periódico que, de momento, en su localidad «no hay problemas graves para el abastecimiento, aunque sí a horas puntuales». No obstante, si la situación se mantiene como hasta ahora, tendrán que declarar el agua «como no apta para el consumo como ya han hecho en Fuente de Piedra». Ambos regidores coinciden en que necesitan encontrar nuevos puntos de extracción «con urgencia», ya que es un problema que se va a «arrastrar» en el futuro. Entre las medidas planteadas se considera la posibilidad de crear una entidad supramunicipal gestionada por las dos localidades con la intención de buscar alternativas de manera conjunta.

Este verano está siendo especialmente duro en el interior. Campillos se vio obligado a contratar cubas de agua de manera urgente a mediados de mayo, al igual que lo hizo hace un mes Casabermeja, donde las zonas rurales sólo disponen de agua un día a la semana, y durante unas cuantas horas. Mientras tanto, todos los responsables apuntan al trasvase desde Iznájar como solución definitiva.

Fotos

Vídeos